• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Choque de trenes

Ronaldo | Foto EFE

Ronaldo | Foto EFE

Portugal y Gales dirimen hoy al primer finalista de la Eurocopa 2016 en Lyon. El debutante británico mide su potencial contra las capacidades portuguesas y su líder Cristiano Ronaldo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Hal Robson-Kanu es el fiel reflejo de cómo es esta selección de Gales. El atacante, cuyo hermoso gol contra Bélgica aún le da la vuelta al mundo después de su recorte “romariano” dentro del área y su definición de punta como las hacía “Ou Baixinho”, hoy está sin equipo.
Robson-Kanu, originalmente inglés de nacimiento, pasó buena parte de sus años mozos aprendiendo a jugar fútbol en la academia del Arsenal. Los cañoneros lo descartaron por su físico poco aventajado, y esto lo llevó a un equipo ascensor a las afueras de Londres, el Reding, que vive más tiempo en el Championship que en la Premier League.
En el medio le tocó decidir jugar como internacional, y al saberse lejos de la selección inglesa, tomó la decisión de adoptar la nacionalidad de su mamá. Corría el año 2010. Estuvo siempre a la sombra de otros. Ryan Giggs, Gareth Bale, Aaron Ramsay. Pero su gol lo puso en el ojo del huracán.
“Decidí que después de 12 años en el Reding era hora de ponerle fin a mi contrato con este club. Me lo han dado todo, pero es el mejor paso que puedo dar ahora”, dijo el atacante antes de comenzar la Eurocopa, a la que llegaba tocado, y con dudas. Hoy le llueven ofertas de media Europa, y está libre para firmar con quien desee. Es un novato en las lides internacionales, con sacrificio y algo de buena suerte.
En la acera de enfrente, Portugal se parece mucho a Ricardo Quaresma. Un aventajado en su época, quedó a la sombra de Cristiano Ronaldo. Eran de la misma generación, pero el extremo derecho saltó antes que CR7 al estrellato al fichar temprano (temporada 2004/2005) por el Barcelona. Para muchos, era el nuevo Luis Figo.
Pero como le pasa muchas veces a su selección, la eterna promesa se quedó estancada en el tiempo. Brilló en el Porto al salir del Barsa, pero al irse a Italia lo persiguieron las lesiones y nunca pudo establecerse en el Inter. Tampoco en Chelsea. Incluso en el Al Alhi de Dubai, tampoco tuvo éxito. Menos le ha costado el Besiktas turco, donde está ahora, y quien sabe por cuánto tiempo.
Sin embargo, cada vez que se requiere de su talento, Quaresma aparece y hace de las suyas. Pega justo a tiempo, para evitar una catástrofe. Así sobrevivió el equipo lusitano.
Esta tarde (3:00pm), Gales y Portugal dirimen en Lyon cual de los dos se queda con el boleto al tren que desembarca en Saint Denis, a las afueras de Paris, el próximo domingo. La final de la Eurocopa espera al ganador de un partido que va más allá de Bale y Ronaldo, y el cara a cara entre las estrellas del Real Madrid.
Es un choque de estilos y visiones. Chris Coleman supo interpretar a su generación de futbolistas, colocándoles en un esquema difícil de descifrar para el rival. Son físicos, rápidos, y muy inteligentes.. Les pesará no tener hoy a Ramsay, socio ideal de Bale en el mediocampo. 
En cambio, Fernando Santos no ha dado pie con bola. Tiene un grupo lleno de talento que no termina de explotar. Sólo el joven Renato Sanches sacó el rostro en el torneo. Sin embargo, cada vez que tuvo que pegar con contundencia, lo hizo. Aún no gana en 90 minutos. Se defiende bien (en este sentido preocupan las molestias físicas de Pepe), pero les cuesta concretar.
El duelo está planteado, es un choque de trenes. Sólo uno de ellos abordará el expreso a la final del domingo. ¿Cuál dragón saldrá victorioso?