• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

El Chico Carrasquel otorga poco margen de error a los pitchers

En un parque de bateadores, la misión es mantener la bola bajita y apegarse al plan de trabajo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Las rayas que van desde los jardines izquierdo y derecho hasta el plato del Estadio Alfonso Chico Carrasquel recorren una distancia de 325 pies. Toda una tentación para los bateadores y un dolor de cabeza para los pitchers. Cualquier elevado, que resultaría un cómodo out en cualquier otro parque de la LVBP, puede volar por encima de la pared y convertirse en un jonrón.

"Es un parque de bateadores. Debes mantener la bola bajita durante todo el partido", aseguró Daryl Thompson, que se unió a Caribes al final de la ronda eliminatoria y hoy subirá al montículo en el cuarto desafío de la final. "Debes salir enfocado, sin presión adicional".

"No puedes cometer errores y, además de tratar de no dejar envíos altos, no puedes perderte en cuanto a la secuencia de pitcheos, así como mantenerte en el plan previamente establecido con cada uno de los rivales", abundó Roberto Espinoza, coach de pitcheo del Magallanes.

Por consenso, la misión es mantener la bola en la zona baja de strike.

El Alfonso Chico Carrasquel también es corto por los pasillos, pero en dirección al jardín central las dimensiones se extienden hasta 400 pies para formar un rombo achatado en sus extremos.

"No creo que este parque sea más difícil que cualquier otro de la liga. Tiene sus particularidades y la diferencia puede ser mantener los envíos bajos.

Aunque lo realmente importante es que los batazos salgan en dirección de los fildeadores y confiar en tu defensa.

Pero incluso si eso ocurre, la superficie es muy rápida. En ocasiones no conectas bien la bola y pasa", analizó Robinson Chirinos, receptor de los Navegantes.

"Tienes que tratar de mantener el marcador cerca para que tu equipo haga las carreras necesarias. Allí es donde está la clave", agregó el catcher.

Durante la semifinal, los bucaneros ganaron un par juegos viniendo de atrás y por tanteadores cerrados en Puerto La Cruz.

"Debes anticiparte y posicionarte de acuerdo al bateador. Es totalmente diferente al terreno natural, pero tienes que estar preparado", agregó el campocorto Ronny Cedeño, piedra angular de la línea central valenciana.

"Tienes que ejecutar. Se trata de todo el equipo y el rival jugará bajo las mismas condiciones", intervino el manager Carlos García.

Dustín Richardson, que terminó como el mejor lanzador de la semifinal, no presta mucha atención al campo de juego y sus características especiales. Si Magallanes ganaba anoche y colocaba la serie 3-0, tendrá una labor mucho más grande por delante.

"Será algo único en mi carrera porque siempre he sido relevista y nunca he tenido la oportunidad de abrir un juego para darle el título a un equipo", señaló el zurdo, que iniciará hoy por los bucaneros. "He lanzado antes en grama artificial y es el mismo beisbol. Tal vez los roletazos vayan más rápido, pero debes adaptarte".