• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

César Farías: “Estoy dispuesto a dar la vida por ir a Brasil 2014”

César Farías en Paraguay / EFE

César Farías / EFE

El cumanés considera que el año pasado fue positivo y mira el horizonte de 2013 con ganas y optimismo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El calendario cambió de página y en 2013 la hoja de ruta le marca a la Vinotinto el encuentro final con la posibilidad de jugarse su ansiada meta: llegar por primera vez a un Mundial de fútbol.

En ese camino, 2012 quizás no fue el año que se esperaba. La barra quedó muy alta en 2011, año en el que la selección nacional quedó a las puertas de la final de la Copa América, aunque luego, en el inicio de la eliminatoria suramericana, venció a Argentina y Bolivia y empató con Colombia.

César Farías está consciente de que el año pasado tal vez la expectativa no se emparejó con la realidad deseada, pero se muestra muy conforme con lo logrado por sus pupilos y ahora, en 2013, desea el premio mayor.

“2012 fue un año bueno. Hay que precisar que tenemos tres años consecutivos culminando entre las cuatro primeras elecciones del continente. Es cierto que este año tampoco se nos dieron todos los resultados que hubiésemos querido, pero esos partidos difíciles nos han servido para realizar una reflexión profunda sobre ellos, y para tratar de mejorar detalles dentro de lo que buscamos para la selección. Nosotros, como cuerpo técnico, no podemos tener temor a la crítica, sería más fácil no competir”, consideró el cumanés.

Farías prosiguió con su evaluación, haciendo hincapié en lo que han representado para la Vinotinto los éxitos de los futbolistas venezolanos en el exterior. “No puedo decir que fue un año malo cuando vemos como Venezuela se ha convertido en un país exportador de jugadores, lo que les ha brindado una experiencia importante al jugar en clubes de elite, que luego se refleja en la selección. Así vemos a Salomón (Rondón) jugando en la Europa League, a (Juan) Arango y lo que está haciendo en la Bundesliga, y a cuatro futbolistas como Rosales, Miku, Vargas y Cichero en segunda de Francia, líderes de sus ligas en Europa, y a Vizcarrondo peleando el título en Argentina hasta la penúltima fecha. Si observamos ese panorama, y lo sumamos a que la selección se mantiene entre los clasificados directos al Mundial, no podemos decir que fue un mal año. ¿Qué no fue mejor que los anteriores? Es discutible. Pero pienso que 2012 fue positivo”.

Evolución permanente

El cumanés aseguró que los venezolanos hoy pueden ilusionarse con estar en Brasil 2014, debido al salto de calidad del futbolista venezolano: “Ahora es un jugador que ha mejorado su biotipo, que tiene más roce internacional y al que nosotros le hemos ido incorporando otras herramientas. Richard Páez, por ejemplo, mejoró al futbolista local en cuanto a la defensa en zona, a conocerla y a cómo pararse ante esos esquemas, eso se le reconoce”.

“Luego, nosotros trabajamos a partir de eso y conseguimos un salto de calidad, con variantes tácticas que favorecen mejores recorridos, con más intensidad. Hoy Venezuela corre 11 kilómetros en promedio por partido, a un buen nivel internacional. Además, el jugador venezolano hoy tiene muy buen manejo de pelota. Eso ha ayudado a dar este paso que nos tiene cuartos en Suramérica”, destacó el DT.

Al mismo tiempo, Farías aplaudió el interés del futbolista nacional en estar con la selección. “El caso de Fernando Amorebieta es para destacarlo. Desde que lo contactamos mostró amor, unas ganas de estar con la Vinotinto y una entrega que también suman a todo esto. Y en general eso se ve en todos los muchachos. Ellos han cambiado su manera de prepararse para estar en el más alto nivel competitivo, han asumido este esfuerzo”.

El año de la verdad

Desde lo táctico, el seleccionador nacional no quiso elegir entre los momentos destacados de 2012, como el desempeño de la Vinotinto contra Paraguay, con manejo y desborde, o contra Uruguay, donde imperó el orden. Para el 2013 desea que el equipo se adapte a las circunstancias.

“Ni tan calvo ni con dos pelucas. No podemos aspirar a jugar siempre como contra Paraguay, o como en los picos altos de juego que tuvimos en la Copa América. Brasil ganó en el 2002 el Mundial en base a la adaptabilidad del equipo de Felipao, y eso es lo que buscamos. Una selección intensa, que sepa jugar en distintas circunstancias con equilibrio, y adaptarse a las circunstancias de una eliminatoria tan complicada como esta”, señaló.

Farías es cauto en la evaluación de los próximos rivales de la Vinotinto, Argentina y Colombia. “Argentina es un gran plantel, no es sólo Lionel Messi. Y con Colombia pasa lo mismo, no es sólo Radamel Falcao; pero nosotros tenemos a Juan Arango, a Salomón Rondón. A los dos los conocemos bien, y a pesar del gran estado de forma en el que estén sus estrellas, no nos achicopalaremos. Hemos hecho cosas importantes antes, y que saquemos puntos contra ellos ya no es una sorpresa o un hito inalcanzable. Pero hay que esperar con paciencia a estar más cerca de los partidos para verlos en su justa dimensión”, manifestó.  

Para preparar estos partidos, el cumanés confirmó que desea jugar un amistoso en Europa en la fecha FIFA de febrero: “Sería lo ideal. Así le evitamos un traslado largo a los jugadores, ya que tenemos en Europa una base muy amplia de jugadores como para armar un equipo, por eso es mejor jugar allá”.

Sobre los cálculos  de puntaje en 2013, Farías recordó que en el mismo trecho de partidos en 2009 se logró avanzar en la eliminatoria para quedar a las puertas de ir a Sudáfrica.

“Si lográsemos los 15 puntos que hicimos en aquel entonces, no digo que es que estaríamos en el Mundial, entramos seguro. Pero la intención nuestra no es ganar la eliminatoria, no vamos a crear falsas expectativas. Estimo que con 13 puntos estamos dentro, como cuartos, lo mismo con 12. La idea es evitar el repechaje, y poder clasificar directo”, explicó.

“Hay argumentos para creer que es posible la clasificación. Todos tenemos un deber en el equipo, y estamos conscientes de lo que nos jugamos en 2013. Siempre soñé con dirigir en un Mundial. En 2009 fui con la Sub 20 y quedé picado e’ culebra (sic), quiero otro más. Los jugadores y yo daremos hasta la última gota de sangre sobre la cancha este año para lograr el objetivo de ir a Brasil. No descansaremos. Yo estoy dispuesto a dar la vida si es necesario para ir a Brasil 2014”, remató Farías.

Un hermano decidido

César Farías también comentó el doblete que consiguió su hermano Daniel al mando del Deportivo Anzoátegui durante el pasado torneo Apertura. “Tiene todo el mérito del mundo. Daniel se preparó mucho para lograr estas cosas, en Argentina, con nosotros en la selección, y creo que además de su capacidad como DT, él tiene algo muy importante: es un tipo decidido. No le cuesta tomar decisiones que podrían ponerlo en confrontaciones con otros. Sabe lidiar muy bien con esas cosas. En lo familiar verlo ganar fue un momento muy feliz y de mucho orgullo”, remató.