• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

César Cachazo no piensa en el retiro

El experimentado entrenador acude todas las mañanas a las caballerizas de La Rinconada | Omar veliz

El experimentado entrenador acude todas las mañanas a las caballerizas de La Rinconada | Omar veliz

El entrenador, que el próximo 10 de agosto cumplirá 84 años de edad, se mantiene como uno de los más exitosos de La Rinconada

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

César Cachazo Díaz, de 83 años de edad y ganador de las carreras más importantes del calendario selectivo nacional, es el entrenador de ejemplares purasangre de carreras más longevo de La Rinconada.

Cachazo, nacido el 10 de agosto de 1932 en Caracas, cuenta que una tarde fue invitado por su padre Oneres, a presenciar las carreras en el recordado hipódromo de El Paraíso, sin percatarse que esa visita se convertiría en una costumbre que ha perdurado por más de 60 años.

El ganador en cuarto ocasiones del Clásico Fuerza Armada y tres veces el Simón Bolívar, manifestó que aún no piensa en el retiro, debido a que la actividad hípica es su pasión y no se imagina como sería su vida sin acudir todas las mañanas a las caballerizas y los fines de semana a las jornadas hípicas, donde comparte con el personal de cuadra, propietarios, jinetes, aficionados y colegas.

“Más de 60 años de los 83 que tengo de edad, se lo he dedicado al hipismo y no voy a cortar eso de un día para otro”, dijo el preparador que comenzó como correo en el El Paraíso, donde también se desempeñó como vendedor de boletos en taquilla.

Los únicos entrenadores activos que han actuado en El Paraíso y La Rinconada son: Ademar Piñango y Ramón Carbonel, ya que Cachazo consiguió el permiso para entrenar purasangre en La Rinconada.

A pesar de haber visto correr ejemplares como Integro, Hylander, Hypocrite, Klick, Primordial, Senegal, El Tamao, Gelinotte, Lavandero, Victoreado, My Own Business, Cañonero y otros que dejaron huellas en la hípica nacional e internacional, no dudó en afirmar que su preferido e ídolo fue Grano de Oro, un irlandés que corrió desde 1941 hasta 1947 en El Paraíso, donde compitió 86 veces para 17 triunfos. Luego de su retiro, Grano de Oro fue utilizado para encabezar los desfiles de los ejemplares que participaban en los clásicos.

Después de realizar el aprendizaje en las caballerizas de Jesús Saltrón, Silvero González y Domingo Noguera Mora, en 1964 recibe la matrícula para entrenar ejemplares de carreras, en lo que cataloga como un comienzo poco prometedor.

“Fueron tiempos difíciles, en los que había que hacer la cama de los equinos, limpiarlos, llevarlos a la pista para los entrenamientos, estar pendiente de su alimentación y estado físico para poder aspirar a la matrícula”, dijo el entrenador que ha contado con equinos como Don Fabián, El Gran Sol, Bratislava, Yagualera, Magic Princess, Magic Wheels, Papá Lucas, Gran Duquesa, Turkoni, Good Friend y otros que le han permitido lauros selectivos.

Entre los triunfos que Cachazo recuerda con mayor alegría, fue el conseguido por Don Fabián en el Clásico del Caribe de 1990 en el hipódromo de Santa Rita, con la monta del recordado Juan Vicente Tovar, látigo con el que alcanzó importantes éxitos.

“Recuerdo que la pista estaba en malas condiciones y Tovar venía de ganar las copas Confraternidad del Caribe de hembras y machos con Mon Coquette y Randy, respectivamente. Gracias a Dios que Don Fabián se entendió a las mil maravillas con Tovar para derrotar en cerrado final al panameño Espaviento”, expresó.

“Good Friend, ganador del Clásico Fuerza Armada del pasado 5 de julio, reanudó los entrenamientos y se prepara para reaparecer la Gala Hípica de Caracas que se celebrará la última semana de agosto, dijo el entrenador que ha logrado 10 victorias en la temporada.


Los mejores del mundo


Con relación a los mejores jinetes que ha visto correr durante su larga trayectoria en la hípica, Cachazo afirmó que los látigos venezolanos son los mejores del mundo. “Saben tomar decisiones que favorecen a sus conducidos y prueba de ello es la labor que cumplen los nativos en los hipódromos más importantes de Estados Unidos, donde han implantado marcas”, afirmó.

aaponte@el-nacional.com