• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Casillas y Ramos son las dos grandes dudas del Real Madrid

Sergio Ramos confía en la remontada | FOTO: AP

Sergio Ramos era inamovible con Mourinho y Ancelotti | FOTO: AP

El portero se quedaría sin lugar con llegada de David de Gea y el defensa quiere un aumento salarial

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

A la espera de que se cierre la operación abierta con el Manchester United para el traspaso de David de Gea, la situación en la que va a quedar Iker Casillas y el "punto muerto" en el que se han instalado las conversaciones para la renovación de Sergio Ramos, se han convertido en problema para el Real Madrid.

Inicia el verano el Real Madrid sin fichajes de relumbrón, a la espera de presentar al brasileño Danilo y cerrar la llegada del portero internacional David de Gea, mientras la situación de sus dos primeros capitanes se convierte en un problema a solucionar.

Iker Casillas se marchó de vacaciones con morbo, porque su primer vuelo aterrizó en Londres, como punto de partida para un segundo desplazamiento. Su nombre se asocia al fútbol inglés pese a que el portero ha manifestado públicamente cada vez que ha sido preguntado, que su deseo es continuar en la casa blanca. Sin embargo, la inminente llegada de De Gea y la comunicación del club al costarricense Keylor Navas que cuenta con él para la próxima campaña, ponen en peligro el deseo de Iker Casillas de jugar la Eurocopa 2016 con la selección española.

El Real Madrid firma un portero titular y la situación de Iker pegará un giro si decide cumplir su contrato. En el club esperan un verano largo en este asunto. No descartan que Casillas regrese de sus vacaciones y hasta se incorpore a los entrenamientos de una nueva etapa con Rafa Benítez al mando. Con el nuevo técnico ya ha charlado por teléfono y con su preparador de porteros, Xavi Valero, tuvo un encuentro en La Ciudad del Fútbol el pasado 4 de junio mientras se entrenaba con España.

A falta de un 'culebrón del verano' en forma de fichaje, la renovación de Sergio Ramos va a dar que hablar por lo distante que están las posturas. "Los jugadores que valen pasta también se reflejan con los goles", dijo Sergio tras ser reconocido en diciembre de 2014 como mejor jugador del Mundial de Clubes. Lo ha llevado a la práctica para pedir al club pasar a cobrar de 6 millones de euros anuales a 10.

La última propuesta la desechó el central sevillano nada más comenzar 2015. Consideró insuficientes la subida a 7 millones de euros propuesta por la directiva, al sentir que su peso en el equipo, en el terreno de juego y el vestuario es mayor.

"Las conversaciones para la renovación están aparcadas", dijo el sevillano en su última comparecencia antes de marcharse de vacaciones, a su llegada a la concentración de la selección española. Y en el presente todas las partes están molestas. Ramos y su entorno por la filtración a los medios de la cantidad que pide para renovar un contrato que acaba el 30 de junio de 2017.

El presidente Florentino Pérez por la aparición en prensa del interés de equipos como el Manchester United por el central madridista. Aunque todo parecía destinado a un pulso que acabe con la renovación de uno de los mejores centrales del mundo, ninguna de las partes esperaba el giro que han pegado los acontecimientos y que la situación se haya enquistado con un último enfado del jugador tras ver cómo el Real Madrid no ha reaccionado con ningún comunicado a la afirmación de un candidato a la presidencia del Barcelona, que ligó el nombre de Sergio a su candidatura con un presunto ofrecimiento que los Ramos niegan con rotundidad. La partida sigue, y va a ser larga.