• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Carlos Silva: “Quiero retirarme jugando”

Carlos Silva tenía tres años sin uniformarse con un equipo profesional | FOTO WILLIAMS MARRERO/ARCHIVO

Carlos Silva tenía tres años sin uniformarse con un equipo profesional | FOTO WILLIAMS MARRERO/ARCHIVO

El otrora lanzador grandeliga tiene planeado concretar su regreso con los Caribes a mediados de noviembre

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Carlos Silva es otro fiel ejemplo de lo difícil que le resulta a un pelotero ponerle fin a su carrera.

El otrora lanzador grandeliga no pertenece a un equipo de beisbol profesional desde 2011, cuando estuvo en la filial triple A de los Yanquis de Nueva York. Luego de ese intento fallido por regresar a las Grandes Ligas, el guayanés dio un paso al costado, movimiento que muchos entendieron como su retiro, pero no. Esa decisión, solo fue una pausa para recuperar energías y esperar a que las lesiones dejaran de hacer de las suyas. 

“Nunca me he retirado del beisbol. Solo estaba esperando el momento indicado para regresar. Tomé esta decisión por una motivación personal, nunca quise retirarme por una lesión. Quiero terminar mi carrera jugando”, soltó Silva, de 35 años de edad, a través del hilo telefónico.

El serpentinero derecho, reconocido por su gran capacidad para lanzar strike, supo ocupar su tiempo mientras estuvo alejado del beisbol. En 2012 adquirió la totalidad accionaria de Marinos de Anzoátegui, equipo del baloncesto profesional venezolano, y desde entonces ha estado muy involucrado en la dirección del quinteto oriental.

Sin embargo, estar en una oficina rodeado de responsabilidades no mermó el deseo de subir nuevamente a un montículo y retar a un bateador. Por eso Silva tiene más de un mes bajo un estricto acondicionamiento físico con la firme intención de regresar con Caribes de Anzoátegui durante la temporada 2014-2015.

“De verdad me siento muy bien. Ya estoy soltando largo, a una distancia de 160 pies (49 metros) y el brazo ha respondido de gran forma. Estoy muy emocionado”, celebró.

En buena forma. El ex serpentinero de los Mellizos, Marineros, Filis y Cachorros se ha quitado alrededor de 15 kilogramos. “Es impresionante el esfuerzo que ha realizado Carlos. Su brazo se ve muy bien”, acotó Pedro Mena, gerente deportivo de los Caribes.

“No quiero regresar para dar pena. Mi intención es volver y hacerlo bien”, advirtió Silva, que tiene programado realizar su primer bullpen dentro de dos semanas aproximadamente y  proyecta su estreno con la tribu oriental para mediados de noviembre.

Silva no descarta ser abridor, aunque aseguró que tomaría el rol que  le indique el cuerpo técnico dirigido por Omar López.

“Yo soy uno más del grupo y estoy a completa disposición del cuerpo técnico. No tengo intenciones de dañar al equipo”, prosiguió. “Estar con Caribes es un compromiso muy grande y de verdad me siento muy agradecido con toda la directiva por darme la oportunidad y hacerme sentir en casa. Sin ese apoyo mi preparación no sería tan agradable”, acotó.

Ofrece consejos. Silva está consciente de que competir al máximo nivel luego de casi tres años fuera no es tarea fácil. No obstante, apela a su experiencia para entender el momento y asumirlo con mucha responsabilidad

“Yo sé que los más jóvenes del equipo están pendiente de mi. Se acercan para preguntarme cosas y yo los ayudo porque ya uno paso por eso y tengo que dar el ejemplo. Lo bueno es que con la experiencia ya uno sabe lo que tiene que hacer para retomar las condiciones para volver a lanzar”.

Silva está enfocado en lanzar en Venezuela consciente de que su actuación podría traducirse en otra oportunidad en el beisbol organizado de los Estados Unidos.

“Uno nunca puede cerrarle las puertas a cualquier posibilidad. Pero estoy seguro que todo dependerá de cómo me vaya con Caribes”, cerró quien promete convertirse en una de las principales atracciones de la temporada.

La Cifra
9 temporadas de experiencia tiene Carlos Silva en las Grandes Ligas, con marca vitalicia de 70-70 y efectividad de 4.68. Su último equipo fueron los Cachorros de Chicago, en 2010