• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Carlos González comenzó el año tan sólido como una roca

Pegó par de vuelacercas contra los Padres de San Diego | Foto AFP

Pegó par de vuelacercas contra los Padres de San Diego | Foto AFP

El jardinero de los Rockies de Colorado ya tiene tres cuadrangulares en seis juegos y el año pasado requirió 30 encuentros para logar la misma cantidad

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Existen varios factores que hacen pensar que este año los cuadrangulares van a ser más abundantes de lo común para los Rockies de Colorado. El mejor ejemplo de ello ocurrió la pasada noche dominical. Carlos González le conectó par de vuelacercas a Padres de San Diego. El concierto de fuerza también presentó al antesalista Nolan Arenado, al jardinero Ryan Raburn y al asombroso campocorto Trevor Story, quien ya tiene siete jonrones.

No es secreto que los casi mil 600 metros de altitud sobre el nivel del mar, donde está ubicado el Coors Field, ayudan a que la bola viaje más lejos. Además, a esas alturas la ligereza del aire evita quiebres pronunciados de algunos pitcheos. Por eso el guardabosque zuliano no se preocupa. Sabe que los batazos saldrán en buena cantidad para él y los demás rocallosos.

“Tenemos la fuerza en el nuestro lineup”, le dijo González al diario The Denver Post, luego de la loable jornada. “Creo que cualquiera puede sacar la bola. Podemos mandar muy lejos la pelota y cambiar las cosas rápido. No estamos preocupados por eso”.

Aunque CarGo siempre ha tenido la capacidad y las condiciones alrededor para ser un opulento jonronero, muchas veces ha habido escases, sobre todo a principios de campaña. Así fue el año pasado, cuando tardó 30 juegos en lograr tres cuadrangulares. Esta temporada tiene la misma cantidad en solo seis careos.

El año del marabino comenzó tan sólido como las rocallosas, pues en la primera semana luce un average de .375, guarismo muy diferente al .259 de promedio que tuvo en la primera media docena del 2015. La enjuta cifra pronto se transformó en uno de los slumps más críticos que ha tenido en Grandes Ligas. Se recuperó en la segunda mitad del campeonato y terminó con 40 estacazos.

Especialista en daños. González, con el pasar de los años, se ha transformado en un experto en conectar más de un vuelacercas por juego. El del domingo, fue el encuentro 17 para él con dos o más jonrones.

La última vez que largó dos bambinazos fue el 3 de septiembre del año pasado, frente a Gigantes de San Francisco. Ya lo había hecho un día antes, contra los Cascabeles de Arizona. Si logra otro compromiso de similares características alcanzará a Antonio Armas, cuarto lugar entre los venezolanos.