• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Cardenales aprovechó errores y cortó racha adversa

Joe Thurston, de Cardenales, embistió al receptor de Tiburones y quedó quieto en la goma / Henry Delgado

Joe Thurston, de Cardenales, embistió al receptor de Tiburones y quedó quieto en la goma / Henry Delgado

Una jugada en el home plate trajo cinco pelotazos y los dos managers terminaron expulsados

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Cardenales de Lara aprovechó cada espacio que le dio los Tiburones de La Guaira, para así cortar la racha de cuatro derrotar seguidas y sumar la quinta victoria en los últimos seis encuentros de visitante con los escualos. Triunfaron con pizarra de 7-2, encuentro en apoyo a a Fundación Senos Ayuda en la lucha por el cáncer de mama.

De las siete rayitas de los crepusculares, tres fueron sucias.

La defensa del litoral central cometió un total de cuatro errores, incluido trío del campocorto Luis Sardiñas (dos en tiros a la inicial y uno ante rodado cómodo).

El otro yerro se lo cargaron al receptor Miguel González, quien en el tercer episodio recibió un tiro desde el jardín derecho, pero fue embestido por Joe Thurston y perdió la pelota.

Allí vinieron dos anotaciones.

Esa jugada fue determinante en el resto del encuentro; desencadeno cinco pelotazos.

En el siguiente turno de Thurston, éste recibió un bolazo; los crepusculares respondieron con un pelotazo a Alex Cabrera. No pasó a mayores. Hubo advertencias a los dogouts. A pesar de la medida, fue al tercer pelotazo siguiente, que un pitcher fue expulsado.

Ambos managers terminaron botados por los jueces.

En la ofensiva, Thurston destacó de 4-3 con par de dobletes. Jairo Pérez sonó cuadrangular, así como uno hasta la mitad de las gradas por el centro de Jesús Montero.

El relevo de Cardenales obligó a dar rodados para par de doblematanzas con tres en base en el séptimo y octavo, respectivamente. "Eso es lo que desea todo manager, que todo funcione. Les dije que se diviertan, que jueguen como equipo", dijo el estratega Pedro Griffol.