• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Caracas tiene fuerza

 Henry Urrutia recibe al jonronero Ben Gamel / Henry Delgado

Henry Urrutia recibe al jonronero Ben Gamel / Henry Delgado

Los Leones derrotaron ayer a los Tigres, en una fiesta de batazos que en realidad duró tres días. El manager Alfredo Pedrique ve con satisfacción el final de la primera semana de acción 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La guerra de batazos que sostuvieron Caracas y Aragua durante tres días consecutivos terminó ayer con balance positivo para los Leones, incluyendo el jonrón más largo en lo que va de temporada en el estadio Universitario.

El tablazo del cubano Henry Urrutia fue el aviso de que estaba por culminar la pulseada que comenzó en la capital, siguió en Maracay y cerró de vuelta en el parque de Los Chaguaramos, entre viernes y domingo.

Urrutia pescó un pitcheo de Reneé Cortez en el octavo inning, con los Tigres arriba 7 carreras por 6, y golpeó lo más alto del asta de la bandera ubicada en el centerfield.

“Todavía viene uno más largo”, bromeó el antillano, con una gran sonrisa.

Fue la igualdad temporal y el inicio de la rebelión final, que dio a los Leones un triunfo 8 por 7 y un balance positivo en la primera semana de acción.

“Traté de pegarle duro a la pelota, pero no de sacarla”, dijo Urrutia. “Aquí somos nueve hombres y debemos hacer un trabajo de equipo”.

Los bengalíes pegaron duro con un triunfo 9 por 1 el viernes. Los melenudos respondieron con rudeza, en su victoria 10 por 1 del sábado. Quedaba pendiente la batalla campal dominical.

Ningún abridor, Jean Carlos Granado o Carlos Quevedo, pudo sostenerse en la lomita más allá de los dos innings y un tercio. Ya en la alta del cuarto, la pizarra marcaba 7 rayitas para los visitantes y 6 para los locales.

Dos cosas decidieron el último round de este combate inicial: el bullpen de los metropolitanos y la fuerza de su lineup.

“Independientemente del resultado, me gustó la compostura de los lanzadores en el juego cerrador. Todavía tenemos que mejorar, ser agresivos, permitir menos batazos en cuenta favorable”, evaluó el manager Alfredo Pedrique. “El equipo está bateando mejor y no se están cometiendo errores mentales, que es algo sobre lo que estamos trabajando mucho”.

La segunda mitad del choque fue una prueba de eso. Los aragüeños no pudieron anotar más después del cuarto y los bomberos caraquistas, si bien con algunos con problemas, mantuvieron la pizarra, allanando el terreno para la rebelión final.

“Es normal, al inicio de temporada”, apuntó el estratega. “Hay que llevar a los lanzadores poco a poco. Muchos bateadores se presentaron en buena forma y los Tigres tienen buenos bateadores y fueron agresivos en el plato. Es un proceso de ajustes, el pitcheo va a mejorar”.

La estocada llegó después del vuelacercas de Urrutia. Corrían Ben Gamel en tercera y Francisco Martínez en primera, cuando el joven emergente Albert Cordero largó una sólida línea contra el astro Ronald Belisario, empujando a Gamel con elevado de sacrificio. Era el preludio de la victoria.

“Me mantuve concentrado todo el juego, viendo a los pitchers rivales”, explicó Cordero sobre su disposición en tan comprometedor momento.

“Eso es lo que más me ha gustado del equipo hasta ahora, la química, su compostura”, se felicitó Pedrique, después de festejar el último out. “Me gusta cómo todos se han mantenido concentrados durante todo el encuentro. La defensiva ha sido buena y el pitcheo, tengo la esperanza, va a mejorar”.