• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

A Caracas no le bastó con merecer algo más

Caracas Fútbol Club contra Atlético Venezuela

Caracas Fútbol Club contra Atlético Venezuela

El equipo capitalino hizo méritos para vencer a Atlético Venezuela pero Toyo le impidió la celebración

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Bajo el grito de “échenle bolas, la camiseta no suda sola”, la barra del Caracas despidió ayer a sus jugadores. Un reclamo desesperado para un equipo que ayer llegó a hilar buen fútbol de a ratos, pero que terminó firmando frente a un Atlético Venezuela su cuarto empate del curso (0-0), un resultado pobre para un club que aspira terminar el año en la azotea de la tabla.

A diferencia de sus tres armisticios anteriores, Caracas mostró esta vez una cara mucho mejor, especialmente en el segundo tiempo en el que aprovechó su capacidad para mudar de esquema táctico. Sin embargo, se encontró con un rival contestón, sin grandes alardes, pero con una buena capacidad para apilar ocasiones y que solo capituló en los últimos minutos, en los que sobrevivió apertrechado en su área.

El cuadro rojo inició con una tradicional línea de cuatro en el fondo que con el transcurso de los minutos pasó a ser un dique de tres zagueros con Cristian Carabalí libre por la derecha. El movimiento se complementó con el ingreso de Cariaco González, que le dio más profundidad a la banda izquierda. A partir de ahí, Caracas vivió sus mejores momentos, con Rómulo Otero como un falso nueve, con la libertad de moverse por todo el campo como quisiera.

De un primer tiempo con oportunidades tibias, el segundo pasó a ser un intercambio de golpes en el que los dos porteros, más Javier Toyo que Alain Baroja, terminaron siendo los protagonistas.

Sánchez, Otero, Jiménez, Cariaco y Carabalí tuvieron por lo menos una oportunidad cada uno. Por el otro lado Ezquerra, Valdés y Casanova se postularon como goleadores, sin que ninguno convenciera en la audición.

El empate, mejor para las cuentas de Atlético Venezuela que para el Caracas, terminó cerrando un duelo que pudo ser para cualquiera. La mano del árbitro, desacertado en más de un juicio, fue la excusa para justificar la ira de los fanáticos, quienes luego reclamaron a sus jugadores. Ellos ciertamente sudaron la camiseta, pero esta vez no fue suficiente.