• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Caracas y Atlético no se dañaron

 Otero jugó a pesar de una lesión | Cortesía CFC

Otero jugó a pesar de una lesión | Cortesía CFC

El empate (0-0) en el estadio Brígido Iriarte perjudica al cuadro del técnico Eduardo Saragó en su lucha por la cima del torneo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Hay riesgos que se pueden asumir y Caracas lo hizo en una cancha complicada contra un rival difícil como Atlético Venezuela, que ayer rendía homenaje a la lucha contra el cáncer de mama en el Brígido Iriarte de El Paraíso.

El riesgo que el técnico Eduardo Saragó asumió al inicio del partido fue comenzar con Romulo Otero en la cancha, a pesar de que durante la semana había sufrido un golpe en su rodilla izquierda.

Su andadura fue el fiel reflejo de lo que ocurrió en la primera mitad del compromiso. Otero recibió castigo, como también le tocó a Hector Pérez en la acera opuesta; fue un partido trabado, lleno de contacto y carente de fútbol, en una cancha que no ayuda al buen desarrollo del espectáculo.

Sólo dos intervenciones de los de la Cota 905 a pelota parada (una falta de Otero comenzando el partido, y un cabezazo en un córner de Rubert Quijada) inquietaron a Toyo, mientras que Alain Baroja también tuvo una jornada tranquila, donde solamente las internadas de Hermes Palomino o las escapadas de “Tico” Pérez generaron algún malestar sobre su valla.

José Hernández apostó a poner un bloque más defensivo que lo usual, y funcionó. Enredó al rival y lo atrajo hasta su huerto, sólo que no pudo darle el golpe definitivo. El segundo tiempo mantuvo el trámite trabado, rocoso, con faltas y entradas a destiempo. Sólo que ahora era el local el que tenía el control de la situación.

Las llegadas claras las pusieron los nacionales, por intermedio de Héctor González y Hermes Palomino, con remates que exigieron a Baroja, en tanto que Dany Cure aprovechó para la visita un rebote dentro del área, que por poco no vulnera la valla de Toyo.

No obstante, nada se alteró. Caracas extrañó a Roberto Armúa, en un partido en el que ni el tocado Otero, ni César "Mágico" González le aportaron a Saragó la profundidad que buscaba para habilitar a los delanteros de cara al arco rival.

Para la tropa de José Hernández, el empate les permite seguir habitando la zona alta de la tabla, y soñar con estar en puestos de competiciones internacionales al final del curso.