• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Carabobo ganó en aluvión de goles

El cuadro granate superó 4-3 a Caracas en un muy intenso partido disputado en el Olímpico

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Intensidad, tensión y emoción, parecieran ser garantía de un buen espectáculo deportivo. Si además se añaden siete goles y la tensión de dos equipos entregados en un toma y dame, entonces la tarde de fútbol será más que alegre.

Ayer, en los pasillos del estadio Olímpico resonaron gritos de felicidad desde el lado derecho del pasillo de los vestuarios. El visitante celebró una victoria cuando menos especial. Carabobo venció ayer 4-3 al Caracas en una tarde emotiva.

El cuadro local dominó la primera mitad. De hecho, apenas al comenzar el partido pudo estar en ventaja, a los dos minutos, con una jugada a pelota detenida que Rómulo Otero no pudo embocar, y una pelota que Javier Guarino estrelló en el poste.

No obstante, apareció la revancha, uno de los principales ingredientes de la tarde de ayer en la capital. Emilio Rentería aprovechó una mala salida de Alain Baroja y remató a placer para anotar el primer tanto del partido, uno que no celebró.

“Le debo respeto a Caracas. A Philip Valentiner, a su fanaticada, y por eso es que no celebré esos goles. Fue una alegría, porque tenía tiempo sin marcar, pero como algo para adentro”, confesó el oriundo del barrio Nuevo Horizonte, en Catia.

Luego Rómulo Otero ripostó de tiro libre, igualando las acciones y desequilibrando el partido, que los caraqueños no terminaron de finiquitar. Llegó el segundo tiempo y Caracas vio el premio a su asedio. Anotó Javier Guarino de cabeza, para que luego ripostara Rentería un minuto después. Así comenzó una nueva revancha en medio de un toma y dame de goles trepidante, en el que Carabobo se llevó la mejor parte.

Christian Novoa anotó el 4-3 definitivo contra su ex equipo. “No hubo nada de revancha”, explicó después del partido, a pesar de que gritó el gol y se quitó la camiseta al más puro estilo de Mario Ballotelli. “En Caracas me hice futbolista, pero era un partido especial, y creo que mi grito fue porque lo pasamos a ganar después de estar perdiendo 3-2”, apuntó.