• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

CarGo y el swing como alma

Carlos González es uno de los swings más estilizados que hay en el beisbol | FOTO AFP

Carlos González es uno de los swings más estilizados que hay en el beisbol | FOTO AFP

Aunque no se alzó como el Jugador de la Semana de la Nacional, el jardinero de los Rockies de Colorado conectó cinco jonrones e impulsó 11 carreras entre el 30 de mayo y el 5 de junio

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los ojos son el reflejo del alma, pregona un adagio popular. Quién sabe si eso será cierto, pues la subjetividad y el sentimentalismo arropan el anónimo apotegma. Carlos González tiene un refrán similar dedicado a los bateadores: “Tu swing es lo que eres”, dijo en un extenso trabajo publicado en el rotativo Denver Post. Eso quiere decir que para el jardinero de los Rockies de Colorado, el swing es el reflejo de la esencia de un paleador.

En el bamboleo del bate, que busca infinitamente cumplir el deseo de golpear la pelota, González es considerado un virtuoso. Su oscilación es digna de estudio y son pocos los que tienen una mejor, según diversos reportes en Grandes Ligas.

“Siempre me ha gustado batear”, comentó González al periódico de las rocallosas. “Desde que era niño, un pequeño”. Ya no debe utilizar palos de escoba para jugar a ser un jonronero. El anhelo se ha vuelto real. Fue uno de los candidatos para ganar el Jugador de la Semana de la Liga Nacional, distinción que se la llevó Matt Carpenter, antesalista de los Cardenales de San Luis.

La última semana y media ha sido un período excitante para el bateo del zuliano. Sin contar el juego de anoche contra los Dodgers de Los Ángeles, tenía ocho cuadrangulares y 16 carreras remolcadas en diez juegos. Su pico más álgido, lo vivió en la noche dominical, al conectarle dos vuelacercas a los Padres de San Diego, fue su careo 16 con par de bambinazos.

A diferencia de la máxima que asocia el estado ocular con el bienestar del alma, parece que la teoría González es cierta, siempre y cuando sea aplicada en él mismo. Su swing pulido es el mejor indicador para saber quién es en este momento. Ya está sobre los .300 de average y con 13 jonrones tiene mejor ritmo que el año pasado, cuando pegó 40 estacazos, la cantidad más alta de su carrera.

Es el swing en lo que piensa, cada vez que camina a la caja de bateo. No olvida cuál es la clave para él: el momento de alzar el pie, cuando se acerca el lanzamiento. “Si eso no coincide podría ser un desastre”, explicó el marabino. “Si eso no funciona no me importa lo demás. Va a ser difícil darle bien a la pelota”.

Ese movimiento de la pierna derecha, la delantera para el zurdo González, es una forma de configurar el tiempo. Es un dínamo que nutre de energía el resto del movimiento. “Siempre hice esa pequeña patada cuando era un niño”, recordó. “Cuando comencé a jugar profesional me alejé de ella. Pero Don Baylor, en 2009, me dijo que lo volviera a hacer, que podría ayudarme”.

¿Y sobre el grandioso momento que vive? Para CarGo es mejor no pensar en ello. Como si fuera un vidrio empañado, limpia su mente al batear de la condensación que puede generar la ansiedad de ver la bola volar. “Ni siquiera pienso en eso cuando tengo cuatro cuadrangulares, en cuatro juegos consecutivos”, dijo.

Es así como González ya tiene dos Bates de Plata, un título de bateo en 2010 y va encaminado a una campaña cercana a los 40 jonrones. Es probable que las palabras tengan sentido: “Tu swing es lo que eres”.

LA CIFRA
189 los cuadrangulares con los que amaneció ayer Carlos González, de los cuales 111 fueron conectados en el Coors Field, hogar de los Rockies de Colorado. Además, 121 salieron de su bate cuando estuvo alineado como tercer bate, el mismo puesto que ocupa en la actualidad. Su tendencia es de halar la pelota, pues 75 vuelacercas aterrizaron tras la barda del jardín derecho y 50 entre la pradera diestra y la central; solo 18 han salido por el bosque izquierdo.