• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

CarGo: “Es lo más difícil que he enfrentado en mi carrera”

CarGo apenas ha podido jugar | Foto EFE

CarGo apenas ha podido jugar | Foto EFE

La figura de Colorado no descarta someterse a una operación o a procedimientos alternativos que pondrían fin a su temporada

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Carlos González recibió una mala noticia el miércoles. Los resultados de la resonancia magnética revelaron que el estado de la rodilla izquierda empeoró.

La irritación en el tendón de la rótula se agravó en comparación con lo encontrado a principios de año, de acuerdo con un reporte de Colorado.

“Esto es lo más difícil que me ha tocado enfrentar en mi carrera”, dijo ayer el jardinero de los Rockies, a través de un correo electrónico. “No solamente es frustrante, me siento decepcionado por no poder ayudar al equipo sabiendo que también está pasando por el peor de los momentos”.

González ha estado padeciendo tendinitis en la articulación desde la temporada anterior. El domingo fue colocado en lista de lesionados por cuarta vez en su carrera y la tercera en menos de un año.

“Las lesiones son cosas del juego. Solamente hay que pedirle a Dios que te devuelva la salud y tomar las medidas necesarias como reposo y tratamiento adecuado para estar lo más pronto posible en el terreno de juego. La salud es lo primero y hay que cuidarla”, puntualizó el marabino, de 28 años de edad.

El doctor Thomas Hackett, un especialista en el tipo de lesión que padece González, fue el encargado de realizar la resonancia magnética hace un par de días y de ofrecer el diagnóstico.

Keith Dugger, jefe de trainers de Colorado, le dijo a MLB.com que las opciones incluyen ir al quirófano o tratamientos como el plasma enriquecido con plaquetas y terapia de células madre. Cualquiera sea la decisión, que no incluya descanso y rehabilitación regular, significará el fin de la zafra para González.

Hackett, Thomas J. Noonan, director médico de los Rockies, Dugger y Scott Murayama, coordinador de rehabilitación de Colorado, conforman el cónclave que hará la evaluación final.

“Estoy estudiando, en conjunto con el equipo, cuál es la opción que más me conviene. No descartamos ninguna. Pero hasta este momento (ayer en la tarde) seguimos sopesándolas con el médico que me está tratando y con los trainers. En el pasado ya me inyectaron plasma y funcionó bien por un tiempo. Así que esta vez esperamos conseguir una solución definitiva”, abundó CarGo, que ha atravesado por un calvario de problemas físicos.

En 2013 a la molestia en la rodilla izquierda se sumó una lesión en el ligamento del dedo medio derecho en julio. En enero de 2014 sufrió de apendicitis y fue operado. Durante los entrenamientos de primavera tuvo que lidiar con una inflamación en el dedo índice izquierdo y el 10 de junio debió hacer un viaje al quirófano para retirar de esa zona un tumor benigno. La cirugía le costó 35 encuentros. Cuando regresó no pudo ser consistente.

A partir de su retorno, el 11 de julio, hasta su último encuentro, el 8 de agosto, apenas ligó .188 (64-12), con 3 jonrones, 7 empujadas y 25 ponches.

Antes, el 1º de agosto, sufrió una torcedura en el tobillo derecho, que también influyó en la merma de su rendimiento. Incluso se perdió algunos partidos al inicio de la eliminatoria como consecuencia de una contusión en la pantorrilla derecha, producto del impacto de una pelota que bateó de foul.

Tantos percances le tienen con una modesta línea de producción (.238/.292/.431), 11 cuadrangulares y 38 remolcadas, en 70 desafíos. Sus guarismos más bajos desde que debutara en las mayores en 2008, con los Atléticos de Oakland.

Ese prolongado bache en su rendimiento y las bajas de Michael Cuddyer, así como los lanzadores Jhoulys Chacín y Brett Anderson, sumadas a la reciente pérdida de Troy Tulowitzki, golpearon de manera determinante a los rocosos. Ayer amanecieron con record de 46-74, el peor de la gran carpa.

Aunque CarGo trata de no desanimarse.

“Es algo de lo que hablamos entre nosotros y, claro, siempre conseguimos apoyo en los compañeros, tanto de los que están lesionados como los sanos. Pero lo más importante es no contagiar el pesimismo y dar ánimo para que el equipo salga adelante y haya un buen ambiente en el clubhouse”.

Cuando estuvo sano, CarGo fue uno de los bateadores más temibles de la Liga Nacional y en 2010 ganó el título de bateo con .336 de promedio.

Preocupación familiar
Carlos González también ha tenido que afrontar dificultades fuera del terreno. Su esposa, Indonesia, atravesó  por un embarazo complicado y el 13 de junio dio a luz prematuramente a dos mellizas, Carlota y Génova. La primera de ellas tuvo que quedarse hospitalizada hasta el viernes de la semana pasada.

“Para mí lo más importante es mi familia”, afirmó CarGo. “Mis hijas son mi prioridad. Así que ha sido bastante difícil. Pero he contado con el apoyo de mis seres queridos y de un buen equipo de médicos, por lo que ya las niñas, gracias a Dios, están muy bien. Como profesional hay que tratar de desligarse de los problemas personales y eso es lo que trato de hacer cuando estoy en el terreno de juego para concentrarme y rendir al 100%”.