• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

CarGo danzó en lluvia de jonrones

Carlos González alzó el trofeo por segundo año consecutivo / Henry Delgado

Carlos González alzó el trofeo por segundo año consecutivo / Henry Delgado

Con diez cuadrangulares en el Todos contra Todos de la ronda final se impuso en la decimoquinta edición del Jonrón Derby Pepsi, que se realizó en el Alfonso Chico Carrasquel de Puerto la Cruz 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El suelo sintético del Alfonso Chico Carrasquel de Puerto La Cruz estaba empapado por los aguaceros, mientras que las gradas fueron inundadas con diluvios de batazos. Si hay que señalar la nube que tuvo mayor responsabilidad en la tormenta de estacazos, lo más indicado es apuntar a Carlos González: 25 cuadrangulares salieron del madero del grandeliga de los Rockies de Colorado para alzarse con la decimoquinta edición del Derby de Jonrones Pepsi.

Pasmosa resultó la facilidad con que el jardinero, que ganó el certamen del año pasado en el Estadio Universitario, disparó 15 bambinazos en la primera ronda para superar a su contrincante René Reyes (3). Fue tan categórica la demostración del marabino que una pelota pasó por encima de los graderíos del jardín derecho.  “No lo noté cuando esa pelota salió”, expresó luego de recibir el trofeo y 500.000 bolívares. “Solo estaba enfocado en mi ritmo”.

 CarGo fue el único grandeliga que sobrevivió a la primera tanda. Debido al aguacero se enfrentó en una improvisada final, con un formato de Todos contra Todos, a Mario Lissón, Daniel Mayora, Balbino Fuenmayor y Luis Jiménez, quien sacó 9 pelotas y parecía dar la campanada del certamen. Pero solo fue un espejismo danzante en el vapor de la lluvia. El guardabosque pegó 10 vuelacercas para elevar los brazos y declararse campeón.

“En la última ronda me sentí cansado, un poco fuera de ritmo por la lluvia. De hecho, comencé un poco lento, pero sabía que cuando hiciera clic las cosas saldrían bien”, explicó González. “El clima estuvo complicado; Balbino y Jiménez hicieron un gran trabajo, pero creo que al final la adrenalina del público pesó”.

Fue inevitable que CarGo tuviera una remebranza de la última vez que jugó en el diamante anzoatiguense con las Águilas del Zulia, en 2009. “Fueron bonitos recuerdos”, dijo antes de darle crédito a Carlos Ocando, el lanzador que también lo acompañó en la edición en la que superó a Miguel Cabrera.

“Conozco a Carlos desde pequeño. Sé cómo batea y sé cómo le gusta que le coloquen la bola. Lo vi jugar en pequeñas ligas y aquí estamos”, manifestó el lanzador. “En el clubhouse hicimos algunos swings y llegamos a la conclusión de que lo mejor era lanzar 20 pitcheos y que todo iba a salir bien”.

 Todo indica que puede ser el nacimiento de una dinastía de poder, pues CarGo no tiene deseos de soltar su trono. “Espero regresar el próximo año para defender el título”, señaló. Con seguridad allí estará su pitcher Ocando y si las precipitaciones vuelven a aparecer, no importa. González simplemente baila sobre los charcos y las contrarresta con lluvias de batazos.

El show del Rey

Félix Hernández no conectó vuelacercas, pero de todas maneras el plan no era que los diera. Al final de cuentas, lo que todos esperaban era ver al Rey fuera de su zona de confort, haciendo swings y en la búsqueda de una rareza. Gastó varias bromas por los 12 cuadrangulares de Balbino Fuenmayor, su contrincante, y hasta pegó una bola en la pared del jardín izquierdo. Los otros grandeligas que presentaron sus espectáculos fueron Rougned Odor con 4 jonrones, Salvador Pérez con 5 y José “Cafecito” Martínez con 6. La cuenta de bambinazos totales fue de 104.