• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Cañonazos a dos bandas

Magallanes viaja hoy a Puerto La Cruz luego de dos victorias en casa. La de anoche, 6 por 5, puso a Anzoátegui en zona de peligro y dejó a los turcos a medio camino de la fiesta

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Dos juegos decididos por una carrera de ventaja. Dos pizarras que han podido cambiar en el último episodio. Dos victorias del Magallanes por ninguna de Anzoátegui.

La final del beisbol venezolano ha sido más cerrada de lo que sugiere el marcador global, pero al mismo tiempo, vaya paradoja, muestra a un acorazado que navega con la proa apuntando decididamente al bicampeonato.

La línea de frente al right con que Juan Rivera empujó ayer la diferencia en el séptimo inning, una tabla que ha podido barrer las bases, hizo el daño equivalente a un extrabase, porque sólo bastaba una rayita más para que el bullpen A de los Navegantes le tirara la puerta en la cara a los Caribes, camino a una victoria 6 por 5, la segunda en dos días para los bucaneros, en el estadio José Bernardo Pérez.

El batazo fue una muestra más del poderío de los maderos del Cabriales. Cuando Endy Chávez y Alberto Callaspo aprovecharon parpadeos defensivos, para lograr un infield hit y un sacrificio devenido error de dos bases, al manager Alfredo Pedrique le tocó la compleja decisión de escoger a su propio verdugo. ¿Morir ante Mario Lissón, que había dado un jonrón solitario en el primer tramo? ¿Ante Rivera, a continuación? Y si superaba ese Estrecho del Magallanes, ¿qué hacer frente a Pablo Sandoval, después? "Fue el escenario perfecto", señaló el manager Carlos García.

La tribu vino de atrás dos veces. Es un duro rival, con bates formidables. Remontó primero con jonrón de tres carreras para José Gil, en el tercero, y atacó con dos más a los bomberos intermedios de García, en el sexto.

Pero el Almirante cuenta con una combinación hasta ahora inexpugnable. Bateadores que aprovechan los errores, como pasó en el séptimo, y brazos intraficables para defender la ventaja en el tercio final.

Entre Edgar Martínez, Juan Carlos Gutiérrez y Jean Machí consiguieron los últimos 11 outs. Sólo les dieron un infieldhit. Nadie les pisó la intermedia.

"Se jugó buen beisbol y el pitcheo de relevo aguantó", comentó García.

Pedrique movió la cabeza negativamente, al otro lado.

"Hemos perdido dos juegos por una carrera y las dos veces ha sido porque no pudimos ejecutar los fundamentos", lamentó el derrotado. "El error de (José) Álvarez (ante Callaspo) fue decisivo. Sé que está frustrado, porque es uno de los mejores lanzadores de la liga".

"Tenía fe de que el equipo pudiera ganar los dos juegos aquí, porque hemos jugado muy bien desde la semifinal", respondió García.

Pablo Sandoval, que se ha embasado en seis de las ocho veces que ha bateado, empieza a sentir la sensación del triunfo final.

"Es una gran emoción", confesó el Panda. "Pero no podemos confiarnos ahora".

La serie se muda a Puerto La Cruz y sigue hoy, sin descanso. Parece inclinarse decisivamente hacia la nave. Pero ojo, que Pedrique tiene un mensaje: "Ya antes hemos sufrido derrotas consecutivas y nos hemos levantado".