• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Camargo celebró con su gente en la llegada al Cerro del Cristo Rey

El ciclista de Capacho atacó en el duro ascenso al monumento y se llevó el triunfo en la etapa reina de la Vuelta al Táchira

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Ayer en la mañana, antes de salir a disputar la octava etapa de la Vuelta al Táchira, Jonathan Camargo tuvo una conversación con su amigo y compañero de habitación Yimmi Briceño, el líder de la competencia. La jornada terminaría en el monumento al Cristo Rey de Capacho y Camargo quería la victoria en su población natal.

“Le dije que quería ganar en mi tierra pero que respetaba su liderato”, contó Camargo, el vencedor con tiempo de 3 horas, 24 minutos y 3 segundos en el trayecto de 128,4 kilómetros entre Seboruco y el Cerro. “A partir de hoy seré el gregario número 1 de Yimmi para asegurarle el título, pero quería ganar ante mi gente”.

Apenas se asomó el ascenso, Camargo pasó al frente. Luchó en la subida con el campeón de la Vuelta en 2013, Yeisson Delgado, y apenas entró a su pueblo redobló los esfuerzos. Atacó la subida, dejó atrás a Delgado y enfrentó en solitario el empinado ascenso al Cristo. Con una sonrisa cruzó la meta, aupado por la multitud que le recibió en la llegada. Con la misma sonrisa subió de un salto al escaño más alto del podio.

“Era consciente de la diferencia que traía con respecto a Yimmi, pero nunca me pasó por la mente quitarle la camiseta amarilla. Sabía que él sería capaz de remontar”, aseguró Camargo, del equipo Kino Táchira. “Esta era una etapa reina, que todos respetamos y corremos con miedo. Gracias a Dios mantuve la fuerza y conservamos la camiseta”.

31 segundos después de Camargo cruzó la meta Briceño, y en tercer lugar, a un minuto y fracción, llegó Delgado, que fue líder transitorio en la carretera.

Los tiempos fueron suficientes para asegurar que el barinés Briceño, de Lotería del Táchira, permaneciera en poder del liderato de la general. La misión de Lotería y Kino Táchira para la etapa de hoy, que también terminará en montaña, será desplazar a Carlos Galvis y asegurarse el segundo lugar.

Camargo lidera dos departamentos, la competencia de montaña y el liderato por puntos. Jhorman Flores, del equipo Gobernación de Táchira, desplazó del liderato sub-23 al italiano Lorenzo Di Remigio y Francesco Cicchi no ha soltado la punta en los sprints.

Delgado no parecía feliz en el podio, a pesar de su tercer lugar. El campeón defensor dijo que trabajó para el equipo y que cumplió el guión.

“Sabía que era líder transitorio pero debía cumplir la estrategia, que era lanzar un ataque contundente para que Yimmi pudiera atacar en el ascenso y él logró hacerlo. Se hizo el trabajo y es lo que importa. He estado entre los primeros y eso es bueno para mí”, apuntó.

José Rujano tampoco fue protagonista en esta jornada. Su compañero en Gobernación de Mérida, José Alarcón, llegó séptimo ayer, a más de tres minutos de Camargo.



A un paso

Yimmi Briceño está a un paso de coronarse en la Vuelta al Táchira. “Venía a ganar la etapa y afortunadamente tuve fuerzas para subir el ritmo y llegar entre los primeros”, dijo. “Sé que puedo ser campeón, pero faltan dos jornadas y pueden pasar muchas cosas. No celebraré hasta el banderazo del domingo”. Briceño, que lloró en el podio al recordar los sacrificios que debió hacer durante su preparación para esta competencia, se siente reivindicado. “Quería ir a Barinitas a ver a mi hija y a mi madre en Navidad, pero también quería taparle la boca a muchos que decían que yo no volvería a ganar una Vuelta”, dijo. “Hay Yimmi Briceño para rato”. El líder –que estuvo concentrado con el equipo Lotería del Táchira desde el 16 de diciembre- consideró que esta etapa fue clave: “Fue una de las más duras que he corrido porque se hizo a ritmo rápido. Los colombianos venían a gran ritmo, con el objetivo de descontar tiempo, pero al final no pudieron”.