• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Cabrera fue la estrella mayor

Miguel Cabrera es vitoreado por la triple corona que conquistó este miércoles/ AFP

Miguel Cabrera es vitoreado por la triple corona que conquistó este miércoles/ AFP

La expedición venezolana celebró hechos y marcas en 2012, incluyendo un no-hitter y un juego perfecto

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Esos dos jonrones que Miguel Cabrera bateó entre el 29 de septiembre y el 1° de octubre fueron el epílogo perfecto a una temporada brillante.

Cabrera aseguró con esos dos estacazos el liderato jonronero en la Liga Americana. Rompió, además, la marca para un venezolano en el joven circuito, que estaba en poder de Antonio Armas. Pero eso último era lo de menos.

Gracias a ese par de bambinazos, el aragüeño conquistó la triple corona, ese logro que nadie conseguía desde 1967, que ningún latinoamericano había atrapado y que quizás le sirva para ser el Jugador Más Valioso, tras cerrar con .330 de average, 44 vuelacercas y 139 empujadas.

Fue una campaña llena de logros en la expedición nacional, pero ninguno con más que Cabrera.

El antesalista imitó a César Tovar y Andrés Galarraga como los únicos nativos con una campaña de 200 hits. Se erigió como el primer representante del patio que repite una corona de bateo --y en torneos consecutivos--. Llegó a las 1.000 empujadas, un registro que sólo 15 toleteros han tocado antes de cumplir los 30 años de edad. Y también superó los 300 jonrones, superando a Magglio Ordóñez y poniéndose únicamente detrás de Andrés Galarraga en la expedición local.

Cabrera terminó en la cima de esa montaña de cifras que sus compatriotas celebran.

2.877 hits.

Aquel imparable de Omar Vizquel en su último turno como pelotero profesional, el miércoles, le dio la posesión en solitario de la casilla 40 de todos los tiempos en la lista de hiteadores, por encima de los míticos Mel Ott y Babe Ruth.

También redondeó la ventaja del caraqueño sobre su inmediato seguidor en Venezuela, Luis Aparicio, que se retiró con 2.677.

Vizquel llegó, además, a 2.707 juegos disputados en el shortstop, la marca de todos los tiempos.

El caraqueño, que se convirtió en el único venezolano con 24 temporadas arriba, dejó su nombre en los libros como el primer bigleaguer que ha defendido el short después de cumplir los 45 años de edad.

1.000 hits.

Dos venezolanos cruzaron por esa meseta: Omar Infante (1.021) y José López (1.005).

603 juegos.

Fue el primer año entero como cerrador para Rafael Betancourt. Emuló a Francisco Rodríguez como los únicos serpentineros del patio con más de 600 apariciones y salvó 31, para unirse al Kid, Ugueth Urbina, Kelvim Escobar y Jorge Julio como los cinco compatriotas con una cosecha de tres decenas.

.300 de average.

Cuatro nacionales batearon sobre .300 con al menos 502 apariciones legales. Entre ellos, uno que nunca antes lo había hecho, a pesar de contar 36 años de edad: Marco Scutaro, quien cerró con .306.

166 boletos.

Bob Abreu se despide de una campaña para el olvido. Con todo, llegó a 166 bases por bolas en los juegos interligas, la máxima cifra de todos los tiempos.

150 victorias.

Freddy García tuvo buenos momentos, pero también malos. Terminó con foja de 7-6, lo que le permitió convertirse en el primer connacional con 150 victorias. De paso, cruzó por los 1.500 ponches, un total sólo explorado antes por Johan Santana y Carlos Zambrano.

78 relevos.

No fue un buen año para Francisco Rodríguez.

A pesar de eso, apareció en 78 juegos, un nuevo hito para pitchers nativos. Aún necesita seis salvados para ser el más joven con 300 rescates.

40 años.

Es la edad que tenía Henry Blanco cuando se estafó la única base que birló esta zafra. El detalle es que sólo 14 receptores cuarentones en toda la historia han robado al menos un cojín, Blanco entre ellos.

30 robos.

José Altuve estuvo cerca de batear sobre .300 en su primera zafra completa, lo que habría sido una hazaña para jugadores venezolanos.

Pero sus 30 estafas le convirtieron en apenas el segundo criollo con tantas en su primer torneo completo.

23 aperturas.

Henderson Álvarez tuvo altos y bajos, pero en junio llegó a 23 aperturas consecutivas de 5.0 innings o más, todas las que había hecho en su carrera. Ningún otro latinoamericano ha empezado su trayectoria con una seguidilla así. El dominicano Runelvys Hernández, antiguo poseedor de la cima, sumó 21.

20 juegos seguidos.

Pablo Sandoval logró la seguidilla de encuentros con hits más larga entre los nativos. Como lo hizo desde el primer día de acción, impuso varias marcas: superó la de un venezolano (15, de Víctor Martínez), la de un jugador de San Francisco (16, de Willie Mays) y la de un jugador de los Gigantes, contando el paso de la franquicia por Nueva York (18, de Jhonny Rucker).

20 robos.

Elvis Aldrus estafó 21 cojines y emuló a Aparicio como los únicos venezolanos que han robado 20 o más sacos en sus primeros cuatro años en las mayores.

4 jonrones.

Carlos González disparó cuadrangulares en sus últimos tres turnos el 29 de mayo y también sacó la pelota en su primera aparición el día siguiente. Así, empató el récord absoluto de las mayores, con vuelacercas en cuatro viajes consecutivos, el mejor momento en su tercer torneo 20-20.

0 hits y 0 carreras.

Johan Santana y Félix Hernández consiguieron la hazaña del no-hit no-run. Santana, en medio de un regreso que parecía impensable, lanzó el primer nohitter en la cincuentenaria historia de los Mets. Hernández fue más allá y se anotó en la lista de los juegos perfectos.