• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Brasil se encomienda a Neymar

Scolari con Neymar en el amistoso ante Francia / AFP

El técnico de Brasil, Luis Felipe Scolari, con Neymar durante un amistoso / AFP

El flamante fichaje del Barcelona, con tan solo 21 años, es la gran esperanza de la "Canarinha" tanto en la Copa Confederaciones como en el Mundial

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Brasil acude a la Copa Confederaciones con una sed acuciante de resultados, la presión máxima de ser anfitrión y una estrella rutilante, Neymar, que tiene el peso de liderar una selección joven y en proceso de formación.

El flamante fichaje del Barcelona, con tan solo 21 años, es la gran esperanza de Brasil tanto en este campeonato como en el Mundial que tendrá lugar dentro de doce meses.

No en vano, Neymar es un jugador de talento refinado, versátil, decisivo y con una gran capacidad goleadora. Veinte tantos en 32 partidos le avalan como el artillero de la Canarinha después del Mundial de 2010.

A pesar de las estadísticas, todavía no ha brillado con la selección como en su anterior club, el Santos, y le pesa en la memoria el recuerdo amargo de la pobre imagen que dio Brasil en la Copa América de 2011.

El seleccionador nacional, Luiz Felipe Scolari, le ha reservado un lugar privilegiado en su equipo, le concedió total libertad de movimientos y ha puesto el resto de sus compañeros a su servicio.

Neymar tendrá a su lado a un media punta habilidoso como Oscar, del Chelsea, y a dos delanteros de peso y con más rodaje, como Fred y Hulk, que tienen todas las papeletas para ser titulares.

Fred, de 29 años, es un ariete clásico, un hombre de área, que juega bien de espaldas a la portería y tiene un don para posicionarse en el lugar adecuado, lo que le permite cazar incontables rechaces y ser una garantía de gol.

El delantero que más dudas y críticas genera entre la afición brasileña es Hulk, que se ganó el mote por su potencia descomunal y que con Scolari suele jugar cerca de la banda izquierda, para atacar en diagonal.

El técnico, que pretende jugar con un dibujo 4-3-3, se guarda dos balas en la recámara, Lucas Moura y Bernard, dos auténticos velocistas que podrían desequilibrar un partido si el resultado se pone cuesta arriba.

Con este temible sector ofensivo, el único objetivo de Brasil es recuperar la senda del triunfo, ofrecer un juego vistoso a su afición y ser campeón de nuevo de la Copa Confederaciones, trofeo que ya ha ganado en tres ocasiones (1997, 2005 y 2010).

No obstante, la gran preocupación de "Felipão" es construir un grupo consistente, que juegue con equilibrio entre ataque y defensa, y llegue al Mundial de 2014 con un nivel competitivo que le permita enfrentarse de tú a tú con cualquier rival.

El "equilibrio" es el concepto que Scolari ha repetido como un mantra y que él entiende como no descuidar la retaguardia en ningún momento.

Para ello, alineará a una pareja de medios centros, que probablemente serán Paulinho y Luiz Gustavo, con la orden de que uno de ellos siempre se quede atrás para ayudar a la zaga.

Esa preocupación por guarecer la defensa le podría costar la titularidad a Marcelo, lateral izquierdo del Real Madrid, por su excesiva vocación ofensiva, en favor de Filipe Luis, del Atlético de Madrid.

El resto de la zaga es el sector que menos quebraderos de cabeza le plantea a Scolari y también el que cuenta con futbolistas más experimentados, como Daniel Alves, Thiago Silva y David Luiz, además de Dante, del Bayern de Múnich, quien parte de inicio como suplente.

La portería tiene un dueño con galones, Julio César, jugador de 32 años, con 68 partidos de internacional a sus espaldas y la experiencia de haber sido el titular en el Mundial de 2010.