• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Benfica aspira al triplete

El benfica celebra su pase a la final de la Liga Europa / AFP

El benfica celebra su pase a la final de la Liga Europa / AFP

El conjunto portugués está a un paso de sumar un cetro continental que le abriría las puertas de un inédito triplete

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Después de tres años consecutivos en las fases finales de torneos europeos y 23 sin jugar una final, el Benfica está ahora a un paso de sumar un cetro continental que le abriría las puertas de un inédito triplete.

Líder destacado en Liga y con un puesto en la final tanto de la Copa de Portugal -que disputará contra el Guimaraes- como de la Liga Europa -donde se medirá con el Chelsea-, los lisboetas tienen al alcance de la mano romper con la hegemonía mostrada durante los últimos tiempos por su principal rival, el Oporto.

Entre las principales ligas europeas, apenas el Bayern de Múnich también aspira a lograr la "triple corona", triunfo que los portugueses nunca lograron en su centenario y exitosa historia, coronada con dos Copas de Europa (1961 y 1962), 32 entorchados ligueros (récord en Portugal) y 24 Copas de Portugal.

Las "águilas", sin haber sido un equipo tan avasallador como el bávaro a lo largo de esta campaña, sí han logrado hacer valer un estilo de juego propio, cuyo entrenador, Jorge Jesús, relaciona con el famoso "tiquitaca" del Barcelona.

Prueba de ello fue el duelo contra el Fenerbahce de semifinales de Liga Europa, cuando pese a faltarle un gol para remontar la eliminatoria a falta de menos de media hora, tiró de paciencia, combinaciones y pases en corto para acercarse progresivamente a la portería contraria y lograr el ansiado tanto del triunfo.

"Bajitos" con gran calidad como los argentinos Gaitán y Salvio son los encargados de poner la imaginación, filtrar pases entre líneas y utilizar su desborde para liderar el ataque del conjunto "encarnado", aunque a su lado jueguen dos "gigantones" como Nemanja Matic y Oscar Cardozo, ambos de más de 1,90 de altura.

Pese a su estatura, no están exentos de una notable calidad técnica y son dos puntales de su equipo, dependiente de la salida de balón y el equilibrio que proporciona el centrocampista serbio y de los goles y la clase del delantero paraguayo.

Matic se ha convertido precisamente en la mayor sorpresa del plantel. Tras la salida del español Javi García con destino a Manchester, el ex jugador del Chelsea ha suplido con creces su ausencia y ha ayudado incluso a hacer olvidar al belga Axel Witsel, "cerebro" del Benfica hasta su fichaje multimillonario por el Zenit.

El argentino Ezequiel Garay, antiguo futbolista del Real Madrid, es también pieza clave de los lisboetas, donde juega como pareja del veterano central brasileño Luisao en el centro de la zaga.

Otro ingrediente clave en el cóctel preparado por Jorge Jesús para conducir a los lisboetas hasta el éxito es la puntería y el trabajo del delantero brasileño Lima, fichado a última hora en septiembre y cuyo rendimiento ha superado las expectativas.

El técnico portugués reconoció nada más terminar el duelo con el Fenerbahce que la experiencia adquirida por sus hombres durante los últimos años ha sido clave en esta ocasión.

No en vano, el Benfica alcanzó los cuartos de final de la Liga Europa en la 2009-2010 (cayó contra el Liverpool), las semifinales de esta misma competición un año después (fue eliminado por el Braga) y los cuartos de la Liga de Campeones en la 2011-2012.

Entonces, su destino se cruzó con el del que será su rival en Amsterdam el próximo 15 de mayo, el Chelsea, vigente campeón de la máxima competición europea y al que pudo eliminar, aunque la mayor pegada de los ingleses acabó por inclinar la balanza.

Las "águilas" estuvieron a un gol del milagro en Stamford Bridge cuando ya expiraba el partido pese a jugar 50 minutos con un hombre menos por expulsión de Maxi Pereira aunque un tanto del medio Raúl Meireles -para más inri, ex del Oporto- hizo desvanecer todas sus esperanzas.

Ahora el Benfica, veinte tres años más tarde de la final que perdió ante el Milan de Arrigo Sacchi (1-0), busca la revancha frente al rival del pasado año, aunque con diferentes argumentos, ya que la mitad de su equipo titular no participó hace un año.