• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Barcelona venció 4-1 al Betis y se hace más líder

Pedro Rodríguez del Barcelona, celebra su gol frente al Real Betis / EFE

Pedro Rodríguez del Barcelona, celebra su gol frente al Real Betis / EFE

El técnico del Barça, Gerardo 'Tata' Martino, sacó en el Benito Villamarín un novedoso 'once' titular, sin el central Gerard Piqué, lesionado, y sin el centrocampista Sergio Busquets

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El Barcelona, gracias a su contundente victoria en Sevilla por 1-4 y al pinchazo del Atlético de Madrid en Villarreal, se hace más líder tras la decimotercera jornada de la Liga BBVA y además deja al Real Betis tocado por la goleada y último clasificado en solitario.

Los locales quisieron intercambiar golpes con los visitantes y en la primera fase estuvieron por encima, pero tras el primer gol azulgrana el partido pareció acabarse debido al gran control barcelonista y a su facilidad para sentenciar a la contra.

El técnico del Barça, Gerardo 'Tata' Martino, sacó en el Benito Villamarín un novedoso 'once' titular, sin el central Gerard Piqué, lesionado, y sin el centrocampista Sergio Busquets, quien se quedó en Barcelona por descanso, pero además el argentino dejó en el banquillo a Andrés Iniesta y utilizó como pareja en el centro de la defensa a Carles Puyol y Marc Bartra.

No se quedó atrás el preparador del Real Betis, Pepe Mel, en disponer de un equipo titular nada habitual, pero éste por la obligación de la sanción del lateral derecho Javi Chica y por las numerosas lesiones, entre ellas la del central franco-polaco Damien Pequis o la del lateral derecho Juan Francisco Moreno 'Juanfran'.

Ello obligó al entrenador madrileño a disponer en el lateral derecho del alemán Markus Steinhöfer, casi inédito en lo que va de campaña, y del central Caro, un joven futbolista del filial que debutó la pasada semana en el primer equipo.

Conocidos, además, los resultados de la jornada, el partido adquirió unas connotaciones importantes para cada equipo, ya que el azulgrana, tras el empate del Atlético de Madrid en Villarreal, tenía una magnífica oportunidad de irse al parón liguero como líder destacado, pero es que el conjunto verdiblanco se había quedado colista con las victorias del Almería y Rayo y sumar ante el poderoso rival redoblaría su moral.

El Betis salió intenso, fuerte en el centro del campo y con velocidad para sorprender a la defensa visitante, hasta el punto de que pronto el delantero Jorge Molina se puso de gol en dos ocasiones y el extremo Juan Carlos Pérez, de cabeza, obligó a Víctor Valdés a hacer un paradón.

Además, Leo Messi solicitó el cambio en medio del empuje bético al quejarse de problemas en la pierna izquierda, pero paradójicamente la salida de argentino y la entrada de Iniesta coincidió con un cambio de rumbo en el choque.

La formación sevillana, que con sus ganas de atacar, había dejado que el brasileño Neymar da Silva y Pedro Rodríguez encontraran huecos al contragolpe que presagiaron peligro.

Neymar, después de un par de intentos, encontró la portería local a los 35 minutos y dos más tarde fue Pedro el que batió al meta argentino Guille Sara.

En dos zarpazos, el conjunto barcelonista habían echado por tierra el dominio del Betis, que ya quedó tocado hasta que llegó el descanso con el contundente 0-2, pero en la reanudación los verdiblancos volvieron a salir con el mismo aire de la primera.

Volvieron a apretar mucho ante un Barcelona que reculó y vio como el adversario volvía a poner en problemas a Víctor Valdés y que incluso la cepa de uno de los postes evitara el primero del Betis tras remate de José Antonio Delgado 'Nono'.

Pero también como en la primera parte, el equipo de Tata Martino no perdió la oportunidad de salir a la contra con gran rapidez y Neymar gozó de una doble ocasión ante Guille Sara, pero éste respondió muy bien, aunque fue el preludio de una gran jugada visitante que acabó con gol a placer Cesc Fábregas.

El Betis ya bajó definitivamente los brazos en un partido en el que paró en su intensidad y que los azulgranas redondearon con un segundo gol de Fábregas y los verdiblancos lograron el de honor, de un penalti transformado por Jorge Molina que Dani Alves le hizo a Matilla.