• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Baldiris agradece a Japón por alargar su carrera

En 107 encuentros, Baldiris exhibe una buena línea ofensiva de .270/.347.404 | FOTO CORTESÍA LVBP

En 107 encuentros, Baldiris exhibe una buena línea ofensiva de .270/.347.404 | FOTO CORTESÍA LVBP

El criollo es uno de los peloteros favoritos de la afición de Yokohama

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Aarom Baldiris ha transitado el camino del éxito en el beisbol profesional Nipón y ya cuenta con ocho años de experiencia en una liga que se caracteriza por no tener mucha paciencia con los peloteros extranjeros.

El antesalista ha promediado en sus últimas ocho zafras 10 o más cuadrangulares, con un tope de 18 en 2011, y un average de .274, aporte ofensivo que complementa con su versatilidad al campo y un confiable guante.

“No pensé que iba a estar tanto tiempo en Japón”, confesó el caraqueño, de 32 años de edad, al portal Beisboljapones.com.

Baldiris fue una de las firmas más importante de los Mets de Nueva York el 2 de julio de 1999 y creció en la organización como uno de sus mejores prospectos, recordó el jefe de prensa de la Liga Venezolana de Beisbol Profesional, Alexander Mendoza, en un reporte de lvbp.com. Había sido reclutado como antesalista, pero llegó a ser considerado una buena opción para la segunda base de los metropolitanos. Solo que una lesión en el hombro en 2001 retrasó sus progresos y en 2006 fue tomado de waivers por los Rangers de Texas.

A partir de allí comenzó su peregrinaje por ligas menores hasta que fue dejado libre en 2008 por los Yanquis de Nueva York, su último equipo en el beisbol organizado.

Decidió emigrar al archipiélago del Sol Naciente en busca de un giro en su carrera y luego de dos años, en los que estuvo la mayor parte del tiempo en las filiales del Hanshin, logró establecerse con el Orix, entre 2010 y 2013.

“Creo que lo logré por el trabajo que he hecho y por la confianza que me he ganado con los coaches”, destacó. “De verdad que estoy muy agradecido por las oportunidades que me han dado aquí, ya que nunca pensé que iba a durar tantos años en el béisbol japonés. Cuando me llegue el momento de irme, me iré contento y feliz porque pude lograr lo que yo quería hacer, jugar bastantes años aquí. Le doy gracias a Japón por eso”.