• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Balbino Fuenmayor disfruta la buena hora

Balbino Fuenmayor, de Caribes de Anzoátegui | Foto: AVS Photo Report

Balbino Fuenmayor, de Caribes de Anzoátegui | Foto: AVS Photo Report

El antiguo prospecto del Magallanes por fin es figura en la LVBP, pero con Anzoátegui, mientras busca ayudar a terminar el reino de los Navegantes

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Balbino Fuenmayor soñaba con ser protagonista en una final. Sobre todo desde que, siendo niño, jugaba pelota en Güigüe y seguía de cerca los triunfos y caídas del Magallanes.

“Toda mi familia, y yo mismo, éramos magallaneros”, sonrió este sábado, en el estadio Alfonso “Chico” Carrasquel. “Además, ese fue el equipo que me dio la oportunidad de firmar en el beisbol profesional”.

Ha pasado mucho tiempo desde eso. Hoy, es inicialista en vez de tercera base, dejó de ser un novato prominente y pertenece a los Caribes, el equipo que busca poner fin al reinado de los Navegantes.

“Es bien especial jugar contra ellos, pero uno lo toma con profesionalismo”, aseguró.

Fuenmayor es el cuarto bate de la tribu y el Segundo máximo jonronero de este campeonato en la LVBP. Es su primera temporada como titular. Y todo ha ocurrido después de vivir un punto de quiebre en su recorrido por los diamantes.

“Hasta pensé en retirarme”, admitió, refiriéndose al momento en que fue despedido por los Azulejos de Toronto, al no progresar en las ligas menores después de seis años de intentos. “Seguí jugando gracias al apoyo familiar, y finalmente entendí, en las ligas independientes, cuál era mi rol en el beisbol”.

Las cosas han cambiado desde que su ex compañero Jon Hunton le consiguió trabajo en la Frontier League. Dos temporadas después, fue proclamado el Jugador del Año 2014 contando todos los circuitos independientes, en una selección de Baseball America.

Ahora espera ir a la Serie del Caribe y retornar luego al spring training. Tiene contrato de los Reales de Kansas City y una segunda oportunidad. La vida le sonríe otra vez.

“Estoy muy contento y con buenas expectativas”, soltó. “¿Por qué no? Espero cumplir pronto ese otro sueño de jugar en las Grandes Ligas”.

 Notas de la tribu

 Omar López, manager de Anzoátegui, realizó un mitin con sus peloteros el viernes, durante la práctica previa a la final. “Les hablé de algo que vi el año pasado, siendo coach de tercera base”, explicó el estratega. “Creo que salimos al terreno sintiéndonos inferiores. Cuando nos dimos cuenta de que podíamos jugarle y ganarle al Magallanes, era muy tarde. Este año, tenemos un equipo mucho más sólido y eso tienen que saberlo. No podemos dejar llevarnos por la presión”.

El inicialista Balbino Fuenmayor no acusó dolores en el codo izquierdo, donde recibió un pelotazo a comienzos de semana. El cerrador Pedro Rodríguez, el otro lastimado de los aborígenes, hizo bullpen e incluso probó a pleno esfuerzo en los últimos pitcheos, para ver cómo reaccionaba el costado lastimado. No sintió molestias y este sábado fue reinstalado en su puesto de cerrador, aunque no fue necesario utilizarle.

Oswaldo Arcia es esperado el 26 en Valencia. Si no llega cansado del viaje, jugará ese mismo día. El jardinero viajó a Estados Unidos a solicitud de su organización en el norte, los Mellizos de Minnesota.

Alfredo Aceves no tendrá rol específico. “Puede lanzar el séptimo, el octavo, depende del momento y de las circunstancias”, explicó López. “El único en el relevo con un rol específico es el cerrador”.

Carlos Silva no será relevista de largo aliento. Aunque ha estado tirando strikes, no ha mostrado tanta velocidad y servirá de apoyo en momentos en que sea menester no usar a los principales apagafuegos. “Tampoco Toru Murata va a ser un relevista largo en toda la extension del término, porque en esta serie tan particular, sin días de descanso, lo perdería por dos o tres días”, explicó el manager. “Así que será un relevo largo de dos innings, cuando mucho”.

Los Caribes planean usar bomberos derechos contra Yangervis Solarte, en lugar de obligarlo a pararse a la derecha, porque el cuerpo técnico considera que el ambidiestro está castigando mucho major a los rivales cuando batea frente a los zurdos, en este momento.