• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Santiago dejó en el pasado el episodio con Graterol

El centro puertorriqueño cree que el público será un factor elemental y admite que deben mantener la humildad

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El puertorriqueño Daniel Santiago y el venezolano Windi Graterol se verán la cara hoy, por primera vez en un juego, desde el 19 de junio cuando protagonizaron una trifulca. En aquel momento, se trataba de un juego en la liga boricua; esta vez, un compromiso entre sus combinados nacionales.

Para Santiago, aquel episodio quedó en el pasado: “Esas son cosas de baloncesto, no quiero hablar más de ese tema”. Al ser repreguntado, soltó: “No he tenido la oportunidad de hablar con Windi desde aquella vez. No tengo problema en saludarlo”.

El 19 de junio, Graterol (pívot estelar de los Capitanes de Arecibo) le dio una fuerte falta a Santiago (centro de los Mets de Guaynabo) y este reaccionó  arremetiendo con golpes contra el capitalino. La reyerta no llegó a mayores.

El nativo recibió una suspensión de cuatro juegos y fue cesanteado por el equipo ante la cercanía de la postemporada. Seguidamente, se integró a Cocodrilos de Caracas; desde ese momento, no ha querido hablar del tema.

En esta ocasión, el escenario será distinto: el puertorriqueño de 2,16 metros de estatura ha visto minutos suficientes en el poste bajo con los salseros en este Premundial; mientras que el caraqueño de 26 años de edad ha sido relegado por el buen rendimiento por el zuliano Miguel Marriaga.

“No estoy pendiente de lo que hagan los demás, pero tengo entendido que lo hizo bien”, relató Santiago con respecto a la actuación del caraqueño en el circuito boricua. Graterol, en su primera experiencia internacional, promedió 9.89 puntos y 7.97 rebotes por compromiso con los capitanes. Jugó en 38 encuentros.

Santiago, el jugador más alto de este Premundial, admite que el choque de hoy contra la Vinotinto será complicado; iniciará a las 7:30 p.m. “No nos vemos como favoritos, debemos mantener la humildad. La fanaticada de Venezuela le pone bastante energía, eso es bueno para el baloncesto”.