• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Aullido de campeón

Guerra celebró con la bandera de Venezuela en el Atanasio Girardot | FOTO AFP

Guerra celebró con la bandera de Venezuela en el Atanasio Girardot | FOTO AFP

Alejandro Guerra es el primer venezolano en levantar una Copa Libertadores al coronarse con Atlético Nacional que anoche venció 1-0 a Independiente del Valle en la final del torneo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El coro retumbó en todo el Atanasio Girardot, vibró en toda Colombia, y se sintió hasta en la humilde localidad de las Lomas de Urdaneta, en Catia, Caracas. “Venezolano… Venezolano… Venezolano”. El fútbol venezolano estaba a punto de vivir otra primera vez.

Transcurría el minuto 88 del partido que definió anoche la Copa Libertadores, y el caraqueño Alejandro Guerra salía, cual guerrero victorioso, aplaudido de pie por todos los asistentes al estadio en el que Atlético Nacional se coronó campeón continental por segunda vez en su historia, después de batir 1-0 al Independiente del Valle ecuatoriano.

“El Lobito” cumplió un sueño que tenía desde que debutó con Caracas en 2002, cuando apenas tenía 17 años de edad. Anoche a sus 31, tomó un protagonismo fundamental para el cuadro de Reinaldo Rueda. “Esta es una sensación indescriptible. Hay que disfrutarlo mucho”, dijo al finalizar el partido.

Ayer, Guerra asumió la titularidad como volante central del cuadro de Medellín, y fue el eje a través del cual giró el movimiento del equipo verdolaga. Desde el inicio del partido comenzó a participar del juego ofensivo.

Suya fue la pelota que derivó en el tempranero aviso de Miguel Angel Borja, a los 40 segundos del juego. Guerra le tiró un pase flotado que terminó botando por arriba el ariete colombiano.

Después, comenzó a jugar en labores de corte y salida limpia, y ahí creó más problemas para la tímida zaga ecuatoriana, abrumada por el lleno del estadio colombiano, repleto con 38.000 personas.

En ese período, Guerra se quedó solo a unos 27 metros del área, cuando recibió una falta que luego cobró Macnelly Torres, con un remate que dio en el poste para que después el propio Borja se reivindicara de su fallo inicial al incrustar el balón en la portería y poner así el único gol del partido. El reloj marcaba 10 minutos. Quedaban 80 más.

Y fueron, prácticamente todos, de dominio verdiblanco. Los ecuatorianos no opusieron férrea resistencia. Pegaron, sí. Guerra lo padeció con una severa falta de Mario Rizzoto a los 29, que le golpeó el tobillo izquierdo, y que al final del partido sintió con rigor. Pero nunca se acercaron realmente con peligro a la valla de Franco Armani.

Atlético Nacional, por el contrario, pudo hincharle el rostro a su rival, pero entre los nervios, la imprecisión y la desesperación, siempre se quedó corto. Cuando más cerca estuvo fue en la segunda parte, precisamente cuando el “Lobito” se soltó a repartir juego ofensivo.

Habilitó a Borja para una opción que remató desviada y el propio caraqueño pudo anotar a los 61, pero su internada en el área terminó repelida por Luis Caicedo. Después pegó el rigor del sacrificio, y más con un tobillo malogrado.

Por eso, a los 88, Rueda prefirió reemplazarlo para darle ingreso a Santiago Arias. Guerra salió vitoreado. Su enorme Copa Libertadores era premiada con el respeto de Medellín, de Colombia, y de toda América. “El Lobito” de las Lomas de Urdaneta se alzó. Su aullido de celebración le da la vuelta al continente. Es el primer venezolano en ganar la Copa Libertadores.

“Para Venezuela”
Alejandro Guerra aseguró al finalizar el partido, que la primera Copa Libertadores para un jugador venezolano está dedicada a todos los venezolanos. “Esto va para toda mi gente en Venezuela, que sé que estamos pasando por momentos difíciles. Es para ustedes”, dijo a Fox Sports.

El caraqueño aseguró que disfrutó jugar en un club como Atlético Nacional. “Hay muchos jugadores inteligentes. Estoy privilegiado por estar en un equipo con este nivel. Ahora hay que disfrutar este título, descansar un poco, celebrar y luego ya habrá tiempo de pensar en el Mundial de Clubes en diciembre”, agregó.

Reinaldo Rueda alabó el trabajo de su plantel en la final: “Fue un partido difícil, intenso, pero que este equipo sacó con mucha inteligencia”, remató.