• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Atlético en pie de Guerra

Guerra es el segundo venezolano en jugar la final de la Copa Libertadores

Guerra es el segundo venezolano en jugar la final de la Copa Libertadores

Atlético Nacional de Medellín abre hoy la final de la Copa Libertadores de visita en Quito, donde se enfrentará con el sorprendente Independiente del Valle, especialista en matar gigantes

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Alejandro Guerra cambió su carrera y su vida hace tres años. En 2013, después de una gran temporada con Mineros de la mano de Richard Páez, llamó la atención de Juan Carlos Osorio, actual seleccionador mexicano, técnico en aquel momento del Atlético Nacional de Medellín.
“Alejo nos interesa”, le dijo el colombiano a un periodista venezolano durante el Mundial 2014, días antes de atar su fichaje por el cuadro verdolaga. “Es increíble que a sus 28 años aún no haya salido al extranjero. Es un gran jugador, y sé que podremos lograr cosas importantes con él”, comentó el estratega.
Osorio fue un visionario. No sólo por llevar al caraqueño al club que esta noche disputará su tercera final de la Copa Libertadores, cuando salte al estadio Atahualpa de Quito para enfrentarse con el Independiente del Valle (8:00pm), también porque sembró en el cuadro verdolaga la semilla que hizo germinar Reinaldo Rueda.
“Guerra se convirtió en un jugador inteligente”, aseguró Eduardo Saragó, quien jugó con el oriundo de Catia en las categorías inferiores del Caracas, antes de que el actual DT de La Guaira se convirtiera en estratega.
“Para mí, fue el mejor jugador de la Copa América, y también es el motor que mueve al Atlético Nacional y lo hizo llegar a la final de la Libertadores. Supo entender mejor el juego, ve líneas de pase para habilitar y hacer mejores a sus compañeros”, agregó.
Desde que llegó a Colombia, Guerra comenzó a crecer futbolísticamente. En el actual torneo continental tiene tres goles, y es considerado por buena parte del continente como la figura más destacada del cuadro colombiano en el campeonato.
Los verdolagas reviven días de gloria en las botas del caraqueño, como esos de 1989, cuando ganaron una polémica Copa Libertadores con un súper equipo, que tenía como uno de sus seguidores más famosos a Pablo Escobar Gaviria, donde se agrupó casi la mitad del equipo que en 1990 jugó el Mundial para Colombia.
Leonel Álvarez, René Higuita, Andrés Escobar, Luis Carlos Perea y Albeiro “Palomo” Usuriaga eran parte de aquel plantel que dirigía Francisco “Pacho” Maturana, DT también de aquel cuadro cafetero que trascendió a octavos en la Copa del Mundo de Italia.
 
Sorpresa.
A la oncena de Medellín la espera un club modesto pero experto en matar gigantes. Independiente del Valle se caracterizó por dejar fuera de la Libertadores a cuanto rival difícil se le cruzó. Los de Sangolquí llegan a la cita definitiva invictos, con ocho victorias y tres empates, sacando rédito de la fortaleza de jugar en los 2850 metros sobre el nivel del mar de Quito.
En su grupo dejó atrás a Colo Colo, gigante chileno, para sacar en octavos a River Plate, en cuartos de final a Pumas de la UNAM de México, y a Boca Juniors en semifinales. “La clasificación la hemos ganado aquí, en los partidos que hemos ganado de local”, aseguró el mediocampista Junior Sornoza, sobre la campaña del club ecuatroriano, que irónicamente puede tocar la gloria continental sin haber ganado jamás la Serie A meridional.
“Esta campaña en casa nos ha servido para ir mucho más confiados de visitantes", añadió Sornoza. Sin embargo, Atlético Nacional llegó con cerca de 700 seguidores a Quito para hacerles frente. El partido de ida es una batalla, y los verdolagas apuestan todo a llevarse la guerra con el inspirado “Lobito” de Catia.