• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Asunción: Punto de quiebre

César Farías, director técnico de la Vinotinto | Foto: Federación Venezolana de Fútbol

César Farías, director técnico de la Vinotinto | Foto: Federación Venezolana de Fútbol

Venezuela determinará mañana en qué escenario jugará la recta final del calendario para ir al Mundial

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Entre calculadoras y presupuestos, César Farías anunció en mayo que en sus cuentas requería acumular 23 puntos al final de la eliminatoria para que la Vinotinto pudiera navegar en aguas seguras y festejar con champaña su primera clasificación a un Mundial de fútbol. Su tesis la alimentaba la ilusión que daba tener siete puntos sembrados, de los 12 que habían estado en juego hasta entonces.

La siguiente visita, en Uruguay, regó el terreno con otro punto, el octavo, pero luego se encadenaron las derrotas ante Chile y la última ante Perú, que desdibujaron aquel buen panorama. El promedio de esas primeras cuatro fechas daba a Venezuela un porcentaje de efectividad de 58, superior al piso de 48% que trazó Farías como la frontera para clasificar. Sin embargo, las dos derrotas consecutivas ensombrecieron el camino, hasta hacerlo el callejón oscuro que se ve ahora.

Mañana contra Paraguay, la Vinotinto determinará en qué escenario jugará la recta final de la eliminatoria.

Si gana en Asunción, podrá respirar nuevamente, con opciones reales de clasificar, ya que cerraría la primera fase del calendario con 10 puntos de los 24 posibles. En la segunda vuelta, que inicia en octubre contra Ecuador, le bastaría con ganar cuatro de los cinco partidos que tiene en casa para rozar la cifra que pidió el técnico. Una tarea complicada, pero asequible.

Si el resultado de mañana es un empate, la cuenta, que llegaría a nueve puntos obligaría a ganar todos los partidos de local o buscar algún botín en las salidas que tendrá a Buenos Aires, La Paz y Santiago de Chile. Tres ciudades históricamente difíciles para la Vinotinto. La derrota, el peor de los escenarios, exigiría caminar por la cornisa, ya que no bastaría con ganar todos los encuentros en casa, también haría falta arañar algún punto en esas tres visitas.

Un camino que puede llevar igualmente a la cima pero en el que no habría espacio para el más mínimo error. Mañana, cuando el equipo salga a jugar en Asunción lo hará por tres puntos que, a esta altura del sendero, comienzan a marcar la diferencia entre los que caminan seguros, con botas de escalador, o los que lo hacen descalzos, sobre una cuerda floja.