• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Arizona ve fundamental el liderazgo de David Peralta

El carabobeño y Paul Goldschmidt son los caudillos en el clubhouse ofidio | Inningseaters

El carabobeño y Paul Goldschmidt son los caudillos en el clubhouse ofidio | Inningseaters

El manager de Cascabeles, Chip Hale, aseguró que el venezolano tiene una “energía contagiosa” y lo demuestra con sus triples y ademanes luego de cada batazo logrado

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Una vez, cuando estuvo a punto de darse por vencido de llegar a las Grandes Ligas, David Peralta se dedicó a vender hamburguesas. Era la manera de ganarse la vida luego de fracasar como aspirante a lanzador de los Cardenales de San Luis. Siguió en la práctica del beisbol, pero en los jardines. Esa resultó la mejor decisión de su vida. Brilló en Ligas Independientes y la Liga Bolivariana. Cascabeles de Arizona le dio una nueva oportunidad en el profesional.

Ya no debe preocuparse si le queda incomible la hamburguesa, pues se ha mantenido con los ofidios. Ahora, además de custodiar el jardín derecho y ser uno de los pilares ofensivos del equipo grande, maneja el autobús de la organización, en sentido figurado, obviamente.

Cada vez que conecta un batazo y llega con éxito a alguna base, coloca sus manos como si controlara un volante, luego hace la mímica. Es la forma entusiarmar a sus compañeros, quienes lo ven como uno de los caudillos del clubhouse.

“La energía de Peralta es muy contagiosa”, opinó el manager Chip Hale, sobre el carabobeño, residente habitual de la zona medular del lineup. “Es un tipo que siempre anima cuando hay calma o el equipo está cabizbajo. Puede dar ánimo y decir ‘vamos, lo podemos hacer’”. 

El liderazgo del toletero zurdo no es meramente psicológico. Tiene la capacidad de demostrarlo en el terreno. En tres temporadas posee un promedio de .298 y este año comanda a la novena en triples con tres, sin contabilizar la jornada de anoche. De hecho, los tribeyes se han convertido en su marca de fábrica. El martes arribó a 22 batazos de tales características en las mayores, para igualar a Gerardo Parra en el tope histórico de los venezolanos.

Desde que comenzó el año, Peralta sabía que su tiempo como líder había llegado. El manager Hale le contó a MLB.com que el valenciano y el inicialista Paul Goldschmidt hablaron con él cuando el Spring Training daba inicio. 

“Desde el primer día querían ser los cabecillas”, relató Hale. “Queremos que estos tipos se encarguen del clubhouse. Que sean capaces de vigilar el juego y hablar con los muchachos cuando lo necesiten”.

Mientras, Peralta deberá seguir “manejando el autobús”. Si nada sucede en el camino y logra conseguir un buen sendero, el equipo podría llegar a los playoffs. Tiene la nómina para lograrlo.