• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Aristeguieta: "De niño lloraba siempre que perdía”

Aristeguieta quiere consolidarse como el goleador que todos esperan / Henry Delgado

Aristeguieta es el líder goleador del equipo durante esta temporada con nueve tantos / Henry Delgado

El delantero caraqueño, que marcó su primer triplete el domingo, se confiesa como un fanático de su equipo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Fernando Aristeguieta está acostumbrado, desde hace años, a que la gente le preste atención. En el colegio, ser uno de los más altos del salón y tener el cabello rojo le diferenciaba a primera vista. En el campo, sus goles siguieron destacándole desde la categoría Sub 15, al punto de hacerle llevar la etiqueta de promesa. El domingo firmó su primer triplete con el Caracas, el equipo del que asegura ser fanático desde los cinco años, cuando admiraba a Gaby Miranda. Tres goles que lo confirman como el mejor delantero del conjunto durante las últimas tres campañas.

En ese tiempo, la directiva roja ha firmado a 15 diferentes delanteros pero ninguno ha podido tener los números que él tiene.

Abonado de los Tiburones de La Guaira y fanático de cualquier deporte que pasen por la TV, Aristeguieta es una de esas personas con las que se puede conversar de casi cualquier tema.

-Desde hace tiempo se espera mucho de usted, ¿eso es un peso difícil de llevar?
-Te ayuda y a veces te perjudica, por lo que hay que saberlo llevar. Es bueno estar en la boca de las personas, significa que algo bueno estás haciendo.

-¿Le ha ayudado tener presión desde que era juvenil?
- Soy muy competitivo, me encanta la competencia, necesito la rivalidad y no solamente con compañeros sino conmigo mismo. Siempre trato de retarme. Trato de autocriticarme para mejorar, pero siempre busco competir, buscar en todo una competencia para motivarme.

-El equipo cada temporada contrata nuevos delanteros pero el puesto siempre termina siendo suyo.
-La competencia hace que uno se exija al 200% para poder jugar, y uno está siempre motivado, queriendo estar primero. Competir es necesario y en Caracas siempre va a haber competencia. Puedo hacer los goles que sean y siempre va a haber alguien que lo hace bien esperando.

-Dice que se autoexige mucho, ¿alguna vez se le ha ido la mano?
-A veces quiero competir fuera de la cancha en estupideces. Todo lo veo como si fuera serio y no es así pero forma parte de mí. En el fútbol siempre quiero ser titular, no voy a estar completamente feliz si no estoy jugando o sintiendo que podría aportar más. Eso es lo que me hace feliz, competir, vivir el fútbol así de intenso.

-Tuvo ofertas para ser becado pero decidió ser futbolista. ¿Jugar porque le gusta y no porque necesita significa alguna diferencia?
-Casi todas las personas con las que he jugado aman el fútbol pero también he jugado con personas que lo hacen porque se les da bien, porque tienen un talento y lo aprovechan porque es una buena forma de salir adelante. No se si son completamente felices así pero la mayoría de mis compañeros lo disfrutan, creo que si no nos pagasen lo haríamos igual. Aunque tendríamos que buscar un trabajo para poder comer.

-¿Haber sido bueno en el colegio le ayuda en algo ahora?
-No creo que esté ligado, cuando estás llegando al equipo quizás cuesta entender toda la parte táctica, recordar tantas cosas pero al estar estudiando quizás se me hace más fácil.

-¿Qué tan buen estudiante era?
-Tampoco era un fenómeno, era un tipo promedio. Una vez fui a unas Olimpiadas de Matemática y gané medalla de plata pero mi promedio era de 16 o 17, no era de 20.

-¿Qué metas tenía en ese momento?
-Mi sueño era jugar en el Caracas y la selección y los dos los pude cumplir temprano, antes de los 18. Ahora tengo una meta que es salir al extranjero, no es un sueño pero si una meta.

-¿Qué debe pasar para que acepte una oferta del exterior?
-Ofertas no ha llegado ninguna, siempre contactos y muchísimos rumores. Tiene que ser algo bueno, uno aquí está en una buena institución, en mi ciudad, con mi familia, amigos, novia, y para cambiar todo eso debe ser alguien que me ofrezca algo mucho mejor.

-Cada vez son menos los jugadores que son realmente fanáticos de sus equipos, ¿cómo se vive el juego así?
-Crecí viendo muchos juegos del Caracas, fui al Brígido, a Cocodrilos y al Olímpico. Tenía 5 o 6 años la primera vez que bajé al camerino y recuerdo todo de ese día. De la mente del niño queriendo estar ahí, chiquitico como uno ve a los jugadores. Así crecí y luego disfrutar tanto de la victoria o amargarme por la derrota es por mi forma de ser. Siento mucho la camisa, me molestaba perder en el colegio, lloraba casi siempre. No se si sería igual si me voy a otro equipo.

-¿Eso es una ventaja?
-Puede ser, pero si disfrutas mucho de la victoria te va a costar ver las cosas malas y si pierdes cuesta ver las buenas.

-En las últimas semanas han criticado mucho a la franquicia. Siendo fanático y jugador, ¿cómo lo vive?
-Que haya tanta crítica es positivito, significa que estamos creciendo. Luego nos gustaría algo más de objetividad, a veces se nos critica que le echemos bolas y es lo que más hacemos. No sólo nos matamos los domingos sino todos los días. Es importante que estén ahí, que luego se quejen o no, pero es importante que la barra empuje y que se le haga tan difícil a los rivales.