• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Arcenio León recuperó la confianza

León asegura que sus pitcheos han viajado con más fuerza este mes | Foto: Henry Delgado/Archivo

León asegura que sus pitcheos han viajado con más fuerza este mes | Foto: Henry Delgado/Archivo

Tras un flojo comienzo de zafra, el derecho solo ha tolerado tres carreras en los últimos 10 innings

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La partida de Tim Dillard abrió un boquete en el cuerpo de relevistas de las Águilas del Zulia.

El derecho, que se hizo famoso en Venezuela no solo por su manera de lanzar por debajo del brazo y dominio, sino también por su bigote, era uno de los brazos crédito del manager Eduardo Pérez. Pero tras finalizar su contrato, se marchó el 16 de noviembre y con él su efectividad de 1.47 en 18.1 innings, con 16 ponches y apenas tres boletos, recordó el reportero Gerardo Boscán, en un artículo divulgado en el portal oficial de la LVBP.

Su trabajo encajó de manera perfecta en el sistema de dos grupos de relevistas establecido por Pérez debido a las restricciones de algunos de sus apagafuegos. Así que un día podía usar a Silvino Bracho, Leonel Campos, Elvis Araujo y cerrar con Diego Moreno. En otro, con Tim Dillard a la cabeza, usaba a los noveles Ramón García, Gian Rizzo y Julio Vivas. Pero faltaba alguien con la experiencia de Arcenio León.

“En los entrenamientos de pretemporada no me sentía bien del brazo”, confesó León, de 28 años de edad. “Tuve muchos problemas y contratiempos. Esa era la razón por la que lanzaba una vez por la semana, en el mejor de los casos. Muchas veces pasaba hasta 10 días sin trabajar”.

En las primeras ocho presentaciones, completó siete episodios y le fabricaron cinco anotaciones. Aunque lo más preocupante fue su descontrol. En ese lapso otorgó seis boletos.

“Creo que el trabajar tanto en Estados Unidos me afectó. (72.1 tramos entre AAA y AA, la mayor cantidad desde 2010, cuando tiró 77 entradas). No es fácil para un relevista. Venía sufriendo de problemas en un tendón del codo que se inflamaba y apretaba mucho. Algo que me estaba ocasionando problemas con la recta ya que había perdido fuerza”, explicó el derecho, que en 2015 recibirá una nueva oportunidad con los Medias Blancas de Chicago. “Normalmente, mi recta se mide de 95 mph para arriba y al comienzo de la temporada se encontraba en 90 mph. Conozco  mi cuerpo. No estaba bien”.

Debido a los problemas físicos, León perdió la seguridad en sí mismo. “Todo dependía de él. Siempre confiamos en sus capacidades. Tenía sus dudas, no le había ido bien y, como todo pelotero, la capacidad para resolver situaciones se vio disminuida. Pero afortunadamente, ha regresado”, explicó el coach de pitcheo Willie Collazo,  a quien le tocó dirigir al mejor pitcheo del torneo, en cuanto a efectividad (3.66).

“Honestamente, la única presión que sentía era escuchar al fanático del Zulia. Estaban en mi contra, sin saber qué era lo que sentía”, soltó León. “Uno intenta hacer lo mejor que puede. Nadie quiere conceder boletos, solo lanzar strikes, sacar outs y no permitir carreras”.

En las últimas 10 episodios solo ha permitido tres carreras y otorgado cuatro pasaportes, con seis ponches. “Doy gracias a Dios por la recuperación del brazo. El Arcenio que todos conocen está de vuelta”, dijo con tono de satisfacción. “Eduardo Pérez y Willie Collazo me estaban protegiendo mucho. Tuve que hablar con ellos para hacerles entender que ya todo está bien, que la fuerza está de regreso y que pueden contar conmigo. Siempre digo, si se para Mark McGwire en el plato o cualquier otro bateador, apuesto a mí. Tengo mucha confianza en lo que puedo hacer”.

“Qué haya recobrado la confianza y esté lanzando de la forma que lo está haciendo, nos llena de alivio porque podemos seguir con nuestra estrategia al manejar el bullpen”, puntualizó Collazo. “El próximo grandeliga de Águilas del Zulia será Arcenio. No tengo dudas”.