• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Apareció el Messias

El delantero argentino Lionel Messi / EFE

El delantero argentino Lionel Messi / EFE

El 10 argentino anotó un golazo en el descuento para darle la victoria a la albiceleste 1-0 sobre Irán y el pase a los octavos de final

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Argentina sigue sin aparecer. Como conjunto, el equipo de Alejandro Sabella, no cuaja. Es lento, flojo para moverse cerca del área rival y crear espacios para tener ocasiones claras de gol. Le cuesta asociar a sus hombres y sigue siendo un cúmulo de grandes individualidades.

El problema para Irán ayer es que uno de esos individuos era Lionel Messi. El rosarino debe ser, lo más parecido a Michael Jordan que ha generado el balompié suramericano. Ayer, como lo hacía el famoso 23 de los Bulls de Chicago en la época en la que dominó el baloncesto, tomó un balón sobre el final del partido para resolver la faena él solo.

Argentina ganó 1-0 a Irán en un estadio Mineirao de Belo Horizonte cubierto por banderas celestes y blancas, con mucho sufrimiento, y encomendada como siempre al genio atrapado en las botas de su jugador con la camisa 10.

Messi no jugó bien. Ninguno en Argentina lo hizo. Salvo Sergio Romero, el arquero, exigido en ocasiones por un esporádico pero peligroso ataque iraní, el resto del cuadro albiceleste dejó más dudas que respuestas pensando en el futuro en Brasil 2014.

La causa del poco brillo de Messi y su tropa fue el despliegue físico y defensivo del conjunto persa, atrincherados sobre su zona defensiva, limitando todo espacio posible para la aparición de la creatividad argentina.

Sabella podía intentar escurrir un alfiler entre el mar de piernas iraníes, y era probable que la infranqueable pared asiática no cediera.

Carlos Queiroz planteó un 4-5-1 tan apretado, que el delantero Reza Ghoochaneejad se incorporaba a la línea de mediocampistas armando un muro de cinco medios y cinco defensas, pegados siempre del borde de su área. A la hora de contragolpear, fueron rápidos como balas, pero su despliegue físico finalmente sucumbió.


Movimiento muerto. Sin la movilidad de Sergio Agüero y Gonzalo Higuaín, socios de Messi en el ataque argentino, no pudo encontrar nunca una ocasión clara sobre la portería de Ali Haghighi.

En la segunda mitad, Sabella tiró de Ezequiel Lavezzi y de Rodrigo Palacio, y su conjunto comenzó a moverse más y mejor sobre el área iraní. Sin embargo, el ansiado gol no llegaba. 

Irán desarrolló un cerco particular sobre Messi. Lo alejó del área y lo mantuvo en una zona en la que no hacía daño. Hasta el minuto 90. Ahí, el genio se liberó de su amarra, y soltó un zurdazo enorme que se incrustó en la valla persa.

Argentina no juega bien. Sufre con rivales pequeños, no tiene variantes tácticas para contestar a los planteamientos rivales, pero tiene a Lionel Messi. Y con eso, hasta ahora, parece ser más que suficiente para clasificarse a octavos de final, y para soñar.

Ficha técnica.

Argentina (1):

Romero, Zabaleta, Fernández, Garay, Rojo; Macherano, Gago, Di Marìa (Biglia, 90+4’); Agüero (Lavezzi, 77’), Higuain (Palacio, 77’), Messi. DT: Alejandro Sabella.


Irán (0):

A.Haghighi, Hosseni, Sadeghi, Montazeri, Pooladi; Teymourian, Nekounam, Dejagash (Janahbaksh, 85’), Shojaei (Heydari, 72’), Hasafi (R.Haghighi, 88’), Reza. DT: Carlos Queiroz.


Gol: 1-0, Messi, 90+1’.

Arbitro. Milorad Mazic (Serbia).

Amonestados: Nekounam, Shojaei.

Estadio: Mineirao (Belo Horizonte, Brasil).