• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Anzoátegui fue un campeón que le dio la vuelta al país corriendo

Robert Hernández ejemplificó la juventud y entrega que impulsó al Anzoátegui / Williams Marrero

Robert Hernández ejemplificó la juventud y entrega que impulsó al Anzoátegui / Williams Marrero

El equipo recorrió en el campo una distancia equivalente a la longitud de la costa venezolana

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Venezuela tiene 3.760 kilómetros de costa. Una distancia que luce muy larga, sobre todo cuando alguien se propone ir corriendo desde el extremo oriental, en Delta Amacuro hasta la península Guajira, en el Zulia, en la franja más occidental del país.

El esfuerzo realizado por el Anzoátegui fue, de alguna manera, cercano a recorrer esa distancia en una carrera de relevos de costa a costa. Los jugadores y el cuerpo técnico resaltaron que hubo un valor que supieron mantener durante toda la temporada, y que fue clave para lograr el título.

“Este fue un grupo que nunca dejó de correr”, dijo Daniel Farías. Y es verdad. El campeón del Apertura y la Copa Venezuela dejó promedios elevados en cuanto a kilómetros recorridos por partido.

“El secreto de haber logrado esto es que aquí no se corrió por correr. Había recorridos de calidad, con mucha intensidad en cada partido”, destacó Isaac Ramos, preparador físico del conjunto anzoatiguense, que jugó 14 partidos en el último mes y a pesar de eso logró los dos campeonatos.

“Todo partió de nuestra manera de concebir el juego. Corríamos con la pelota, y luego, los que no la tenían, buscaban generar espacios para la aparición de otras opciones de pase”, explicó Farías, algo que fue secundado por Ramos.

“Es por esto que hay jugadores como Robert Hernández, que promedia 10,5 Km recorridos por juego, y de ellos, al menos 1,5 Km en carrera, a más de 20 kilómetros por hora. También tengo jugadores como Evelio Hernández, que hizo en promedio 10,2 Km en la campaña, con menos recorridos intensos para ir a marcar a los rivales”, destacó el preparador físico del plantel.

También hubo jugadores que corrieron tanto. “Javi López tiene un promedio de 8 Km por partido. Pero no me sirve de nada que haga más, porque sus recorridos tienen que ser cortos e intensos por su posición en la cancha”, resaltó Ramos.

Juventud, divino tesoro

Farías destacó que esto fue posible por la juventud de su plantilla, plagada de jugadores que soportaron la inclemencia del calendario y la exigencia del momento. “A los jóvenes nunca se les puede decir no. Ellos asimilaron el mensaje que mandamos desde el principio, y supieron que había que correr mucho más, que sacrificarse mucho más, para poder lograr lo que todos buscábamos”, destacó.