• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Ángel de la guarda

Ángel Di María celebra su gol | Foto EFE

Ángel Di María celebra su gol | Foto EFE

Un gol de Ángel Di María tras pase del astro Lionel Messi clasificó a Argentina a los cuartos de final de la Copa del Mundial Brasil 2014

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La Guardia Suiza ayer tenía una batalla particular. En los pasillos de la Basílica de San Pedro no se escuchaba ni un solo ruido. De repente, desde el cuarto de Jorge Mario Bergoglio, el papa Francisco, sonó el grito, un desahogo enorme en forma de gol. El papa le ganaba la guerra a sus defensores, a los guardianes helvéticos. Tal vez, eso sí, no fue el último grito de esa tarde.

Tuvieron que pasar 117 minutos, 90 del tiempo regular y 27 de la prórroga, para que el cerco suizo que se tendió durante toda la tarde sobre Lionel Messi le diera 3 metros. Estaba tan o más rodeado de suizos que el propio papa Francisco. Y 3 metros son suficientes para el rosarino, quien no necesita más que eso.

Se quitó a un rival y corrió como loco, levantó su cabeza, miró a Ángel Di María a su derecha corriendo desbocado -como lo hizo toda la tarde en Sao Paulo-  y le tiró un pase medido, ideal, justo a la espalda del lateral helvético Ricardo Rodríguez, quien había salido a cortarle el paso al 10 argentino. 

Di María recibió dentro del área la entrega de Messi y le pegó un latigazo de su larga pierna zurda como un fideo, con el que pudo batir al pretoriano guardameta Diego Benaglio, quien sacó de todo ayer en la Arena Corinthians.

El 1-0 alzó de su silla al sumo pontífice en Roma, a los 40.000 argentinos que estaban esperando en las puertas del estadio, a los que estaban dentro del recinto paulista a medio terminar y a todos los que estaban del lado sur de la frontera con Brasil.

Los albicelestes necesitaron sufrir para pasar a cuartos de final por tercer Mundial seguido.

Messi los había vuelto a salvar, aunque luego pasarían dos sustos.


Ataque rojo. Bergoglio seguramente se tapó la boca y pensó en alguna mala palabra un par de minutos más tarde. No la profirió, por aquello de cuidar al prójimo. Pero los guardias suizos seguramente gritaron y alguno sí habrá dicho lo que pensó el papa, pero lamentándose.

A los 119 minutos del compromiso le cayó un centro perfecto dentro del área chica a Blerim Dzemaili, quien cabeceó sin marca a la portería de un batido Sergio Romero. Seguramente se encomendó a Dios. Y lo ayudó. El disparo violento del helvético se estrelló contra el poste derecho de su arco y el rebote le pegó en la pierna al ariete. Su accidental segundo disparo se fue por fuera. Primer susto.

Luego, una falta a 17 metros de la portería argentina fue cobrada por Shedan Shaquiri contra la barrera, con el reloj marcando ya el final del compromiso. Inmediatamente el árbitro sueco Jonas Erickson pitó el final del compromiso.

El papa seguramente fastidió un poco a sus guardianes suizos. Ellos se habrán lamentado la mala suerte del ordenado equipo de Otmar Hietzfeld. Argentina volvió a pasar en Brasil con una genialidad de Messi y una ayuda de su ángel guardián, Di María.



Ficha técnica
Argentina (1):
Romero, Zabaleta, Fernández, Garay, Rojo (Basanta, 105+1’); Mascherano, Gago (Biglia, 106’), Di María; Lavezzi (Palacio, 74’), Messi, Higuaín. DT: Alejandro Sabella.

Suiza (0):
Benaglio, Lichsteiner, Djoru, Schar, Rodríguez; Inler, Bherami, Shaquiri, Xhaka (Fernandes, 66’), Mehmedi (Dzemaili, 113’), Drmic (Seferovic, 82’). DT: Otmar Hietzfeld.

Gol: 1-0, Di María, 117’.

Árbitro: Jonas Eriksson (Suecia).

Amonestados: Di María, Rojo (A), Garay; Xhaka, Fernandes (S).

Estadio: Arena Corinthians (Sao Paulo, Brasil).