• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

El otro Andrus del Magallanes

Erold Andrus / Leonardo Noguera

Erold Andrus / Leonardo Noguera

El jardinero nunca aparece en los planes de la nave, pero siempre se las arregla para ser una pieza importante todos los años

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Elvis Andrus siempre es esperado por Magallanes como la promesa de tiempos mejores para el equipo. Otro grandeliga del club al que los aficionados aspiran a ver jugar en diciembre. Erold, su hermano mayor, se reporta desde el primer día de prácticas. Elvis ha jugado dos campañas en Venezuela y se uniformó por última vez con los Navegantes hace un par de años. Erold ha sido uno de los peloteros más útiles de la nave desde que fue adquirido en un cambio con Caribes en la temporada 2005-2006.

Su nombre no aparece entre marquesinas, pero siempre que lo necesitan para cubrir una vacante o llenar un espacio en la alineación, nunca defrauda. Elvis no necesitará de prolegómenos para jugar cuando se uniforma.

“Son cosas de beisbol”, asegura Erold sentado en el dugout, después de tomar práctica de bateo con el último grupo, un indicio de que no estará en el terreno esa noche, al menos no desde el inicio del encuentro. “No puedes influir en esas decisiones. Juegan nueve más el designado. Entonces espero mi oportunidad como todos los años. Siempre busco el chance de demostrar que puedo seguir contribuyendo con el equipo y aquí estamos. Otro día más, a ver si me necesitan”.

Todos los clubes de las ligas de invierno deben sobrevivir a altibajos, ausencias y bajo rendimiento de algunos importados. Los jugadores como Erold son un bálsamo para curar esos males. Entre la 2006-07 y la 2011-12, el jardinero promedió 44 partidos, más que los regulares Endy Chávez (16) y Ezequiel Carrera (36). Su porcentaje de embasado durante ese lapso es un destacado .368 y ayer amaneció con una vistosa línea de producción (.333/ .458/ .462) en 15 desafíos.

“No es fácil”, enfatiza. “Nadie sabe lo complicado que es no jugar a diario y tener que salir a rendir. Debes estar preparado mentalmente y trabajar el doble de quienes aparecen a diario en el lineup, estar atento a los pequeños detalles del juego, mantener la intensidad. Es algo más mental que físico. Sales a embasarte, a dar un hit, a traer una carrera. Cambia el plano del juego. No puedes esperar al siguiente turno. Es algo que adquieres con la madurez”.

El mánager Carlos García lo probó como tercer bate el 18 de octubre y desde entonces ha sido usado en ese lugar de la alineación contra algunos derechos, aprovechando su condición de ambidiestro.

“Es otra manera de contribuir con el equipo”, asegura Erold, que en ese rol liga .471/ .591/.647, con 5 boletos, en 17 turnos, repartidos en 5 compromisos hasta el viernes. “Me he sentido cómodo porque tengo a Eliézer (Alfonzo) y (Carlos) Maldonado detrás de mí. Entonces te vuelves más selectivo, no necesitas buscar pitcheos, sino dejar que el lanzador venga por ahí. Esa es la diferencia. El equipo necesita que la parte alta de la alineación se embase para que los hombres grandes produzcan. Lo importante es llegar a primera, por un hit, una base por bolas o un golpeado. De eso depende que el equipo anote carreras”.

Un pelotero que se adapta a las situaciones y responde. El sueño cumplido de cualquier piloto, cuando mira a la banca.
“No estaba en los planes”, admite el Almirante García. “Hasta ahora, Andrus está haciendo un magnífico trabajo. Sabemos que esos son los criollos con los que se cuenta en el campeonato. Pero (Jesús) Flores posiblemente será mi tercer bate”.
Nada nuevo en el horizonte del caraqueño de 28 años de edad.

“Juego todos los días como si fuera el último, por mi situación. Salgo a dar lo mejor de mí. Aquí no se gana con nombres. Se gana con resultados. Fíjate lo que han hecho los Tigres ¿Qué me deparará el futuro? Sólo Dios sabe, pero seguiré trabajando para esperar la oportunidad y si no llega, estaré aquí. Es lo que me gusta hacer”.

“¿Cuándo juega Elvis?”
Erold se ha acostumbrado a ser intermediario. Algunos periodistas sólo lo abordan para indagar sobre Elvis, estrella de los Rangers de Texas y uno de los mejores campocortos de la Liga Americana.

“Es normal que me pregunten por él. Soy el enlace directo”, sonríe Erold, que siguió un camino opuesto en el beisbol al de su hermano menor y ahora es un pelotero de circuitos independientes. “Elvis está en sus vacaciones y dentro de poco quiere reportarse al equipo. Tiene muchas ganas de jugar en diciembre y aportar. Es mi hermano, lo quiero, y qué mejor que jugar a su lado. Pero como se lo he dicho a todos, la última palabra es de él”.