• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Ahora la balanza se inclina a favor de San Francisco

FOTO AFP

FOTO AFP

El buen desempeño de Sandoval, Pérez, Infante, Blanco y Escobar ha puesto sabor venezolano al clásico de otoño

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En una Serie Mundial entre dos equipos muy parejos y similares en sus estilos, el conato de trifulca que se produjo cuando Salvador Pérez y Hunter Strickland intercambiaron gritos le ponen una dosis extra de intriga para lo que sigue: tres juegos en el estadio de San Francisco que pondrá a prueba la capacidad de adaptación de los Reales de Kansas City.

Con el Clásico de Otoño empatado a una victoria por lado, el manager de los Reales Ned Yost tendrá que lidiar con el reto que todo equipo de la Liga Americana debe lidiar al ir al feudo de su rival de la Nacional. Desde 2006, los equipos de la Americana tienen foja de 7-15 en los estadios del Viejo Circuito, donde tienen que renunciar al uso del bateador designado.

Para los Gigantes, se trata de la oportunidad para barrer los siguientes compromisos y poder disfrutar de algo que no pudieron hacer cuando en 2010 y 2012 se proclamaron campeones: celebrar en su propia casa.

"Estamos otra vez desde cero. Nos hubiera gustado más haber ganado el segundo juego, pero estamos de vuelta en nuestro estadio", dijo el tercera base de los Gigantes Pablo Sandoval, quien lleva 25 partidos consecutivos embasándose en la postemporada. 

San Francisco sustrajo un triunfo 7-1 en el primer encuentro, rompiendo el invicto en ocho desafíos de los Reales en esta postemporada. Pero Kansas City respondió imponiéndose 7-2 en el segundo encuentro, vulnerando al relevo de San Francisco.

Pérez y Omar Infante remolcaron dos carreras cada uno. Los venezolanos estarán sin duda en la alineación el viernes, pero es casi seguro que Billy Butler -el bateador designado que también produjo dos anotaciones el miércoles- irá a la banca.

Butler batea a la derecha y es el quinto en el orden ofensivo. La primera base es la única posición en la que el corpulento pelotero podría desempeñarse, así que uno de los bateadores más productivos de los Reales -con .273 de promedio y siete impulsadas en esta postemporada- sería limitado a funciones de emergente.

Los Reales también tendrán que aprender sobre la marcha las peculiaridades del AT&T Park, un estadio en el que la mayoría de sus titulares nunca ha estado.

"Tendremos que adaptarnos rápidamente", advirtió el segunda base Infante.