• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Adiós con corazón de león

Bob Abreu | Foto Archivo El Nacional

Bob Abreu | Foto Archivo El Nacional

Bob Abreu se retira del beisbol activo y hará una última aparición con los Leones de Caracas, antes de colgar los spikes. Deja números que le darán votos para el Salón de la Fama de Cooperstown y un lugar seguro en el pabellón de Valencia

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Bob Abreu se marcha. Lo confirmó ayer en Nueva York. Pero aunque es inminente la despedida, le queda, por lo visto, una última tarea para cumplir.

Josman Robles, el coach de bateo que trabajó con Abreu hace un año y que ayudó al Comedulce a recuperar el swing, admite que el jugador le había hablado sobre la posibilidad de retirarse del beisbol activo este mismo año. Pero pese a que su amigo dio carácter oficial a la noticia, faltan aún varias semanas para el adiós definitivo.

El plan del toletero aragüeño, agregó Robles, siempre fue colgar los spikes después de defender a los Leones del Caracas por última vez.

Abreu hizo pública su determinación ayer, en una emotiva rueda de prensa realizada en el Citi Field, despidiéndose así de las Grandes Ligas.

“Quiero agradecer a los aficionados”, expresó ante los micrófonos. “El apoyo que me dieron a lo largo de mi carrera significó mucho para mí”.

Omar Vizquel rompió el celofán de la noticia la noche del jueves, al avisar a través de su cuenta en Twitter que su amigo y ex compañero pondría fin a su carrera al finalizar esta temporada.

“No me sorprende, porque es algo de lo que hablamos”, dijo Robles, horas después. “Pero también hemos hablado de su deseo de jugar con los Leones, antes de retirarse definitivamente”.

El toletero aragüeño reencontró su juego después de trabajar varias semanas con el instructor de bateo de los Tigres de Detroit en la Venezuelan Summer League.

Luego de ser dejado en libertad por los Ángeles de Los Ángeles y los Dodgers de Los Ángeles en 2013, su retorno a la LVBP fue clamoroso, al punto de que fue nombrado Regreso del Año en enero.

Su paso por los Mets de Nueva York no fue infructífero. Aunque comenzó en las menores, tras un intento fallido con los Filis de Filadelfia en el spring training, destrozó el pitcheo en triple A y dos veces se ganó el ascenso a la MLB.

“Su influencia sobre los peloteros jóvenes ha sido muy grande”, declaró Sandy Alderson, el gerente general de los neoyorquinos. “Su actitud y disciplina en el home son aspectos que deseamos inculcar en esta organización”.

Su línea global con los metropolitanos fue de .246/.338/.338/.676, pero sus promedios sufrieron por su desempeño como bateador emergente, un papel en el que sólo largó 5 hits en 38 turnos.

Cuando estuvo en el jardín derecho, su posición predilecta, ligó para .343/.415/.500/.915 en 82 apariciones, incluyendo 8 de sus 9 dobles y su único jonrón.

“Bob tiene una combinación de números que le hacen merecedor de un lugar en el Salón de la Fama de Cooperstown”, afirmó Robles, quien también es comentarista y analista en radio y TV. “Forma parte de varios clubes exclusivos. No tiene estadísticas impactantes en jonrones o empujadas, pero en el paquete completo, tiene cifras son de élite”.

Barry Bonds es el único grandeliga con iguales o mejores números que Abreu al combinar los hits, cuadrangulares, impulsadas, anotadas, boletos recibidos y bases robadas.

Abreu, Bonds, Joe Morgan, Rickey Henderson y Craig Biggio son los únicos cinco peloteros con al menos 1.000 anotadas, 1.000 empujadas, 400 robos, 250 bambinazos y 1.000 transferencias.

Caracas le espera en octubre, para un tour de despedida. También le espera un sitial en el Salón de la Fama del Beisbol en Venezuela, en Valencia. Y su caso será un tema de discusión al votar para Cooperstown.

“Bob seguirá vinculado al beisbol, aunque sea de otra manera”, señaló Robles. “Será coach de bateo. No todos los buenos bateadores pueden ser buenos coaches, pero él tiene la capacidad de comunicarse. No me sorprendería que pronto lo sea en las mayores”.

Abreu tocó el tema nuevamente ayer. Le atrae esa responsabilidad, aunque no tiene fecha de inicio para su nueva carrera.

“Por ahora, sólo quiero despedirme”, dijo en inglés, entre lágrimas y sonrisas. Después, soltó en castellano: “Adiós”.