• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

“Abrir es lo mío, lo que me gusta”

Suárez dijo que tuvo problemas al principio, pues trató de hacer más de lo que podía | AP

Suárez dijo que tuvo problemas al principio, pues trató de hacer más de lo que podía | AP

El guayanés, Albert Suárez, acepta su rol de comodín en el cuerpo de pitcheo de San Francisco. Pero si tuviera que elegir, se inclinaría por abrir juegos, como lo hizo en ligas menores. Ayer ganó su primer juego como iniciador en las mayores

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Albert Suárez debutó el 8 de mayo en Grandes Ligas. Algo bueno esperaban los Gigantes de San Francisco. Su estreno fue notable, así como la siguiente presentación. Pero en su tercera faena, tres días después del bautismo como grandeliga y contra los Azulejos de Toronto, impresionó al receptor Buster Posey y al cuerpo técnico de los californianos.

Permitió tres hits seguidos, pero no le anotaron. El último hombre que enfrentó fue José Bautista, con quien se enfrascó en un largo duelo. “Lo teníamos en cuenta completa y pedí una recta”, dijo el receptor de los Gigantes, luego del juego de aquel día. “Pero él cambió la seña. Quiso lanzar un slider”. La osadía del novato frente a la pericia del poderoso dominicano dio frutos: Suárez lo dominó con un elevado al campocorto y se apuntó su primera victoria. 

Ayer fue otro día importante para el guayanés. Ganó su primer juego como abridor, el rol en el que se especializó durante nueve largos años en las ligas menores. Aunque comenzó con problemas, se pudo mantener en la lomita por 5.0 innings y limitar a los Piratas de Pittsburgh. Fue de gran ayuda para que San Francisco triunfara con pizarra de 5 por 3.

“Al principio traté de hacer más de lo que podía”, dijo el serpentinero en conversación por teléfono con El Nacional. “Luego de ir largo en algunos turnos, me calmé. La clave estuvo en que todo el juego mantuve la bola bajita”. 

En la brega, toleró cuatro hits y tres carreras, de las cuales dos fueron limpias. Dio par de boletos y ponchó a seis rivales con los 102 envíos que realizó.
Debido a que es un novato que no posee la etiqueta de prospecto, pues ya cuenta con 26 años de edad, ha tenido que acostumbrarse a ser un comodín para el manager Bruce Bochy. Es el naipe que puede sustituir a cualquiera, con el valor necesario que su equipo necesite.

Comenzó como una opción para el relevo largo y su rendimiento, conjugado con la lesión del experimentado Matt Cain, le abrió un puesto en la rotación de los Gigantes, junto a Johnny Cueto, Madison Bumgarner, Jeff Samardzija y Jake Peavy.

“Son grandes nombres. Cada uno de ellos siempre está pendiente cuando lanzo. Me dan consejos. Trato de tomar algo de cada uno para mí, eso me ha ayudado”, dijo Suárez. “Uno cuando está aquí no importa el rol, sale a dar lo que uno tiene. Pero abrir es lo mío, es lo que me gusta. Es lo que hice en las menores y ya tengo mi rutina para ello”.

Si bien ya ostenta cuatro aperturas en Grandes Ligas, sus dos primeras victorias las consiguió como un integrante más del bullpen. Tiene seis juegos relevados, la misma cantidad que tuvo en 109 apariciones en las menores.

Freddy Galvis fue la bujía de Filadelfia

Tal vez si no hubiese sido por la actuación del campocorto Freddy Galvis, los Filis de Filadelfia no hubieran derrotado con facilidad a los Mellizos de Minnesota (7 por 3). El torpedero se fue de 3-2, con cuadrangular y triple, e impulsó cinco carreras, su tope en las mayores. El cuadrangular fue el séptimo de la temporada, la misma cantidad que alcanzó el año pasado en 151 juegos.

El jardinero central Odúbel Herrera ligó de 5-1, el inicialista Andrés Eloy Blanco de 4-2, el camarero César Hernández de 4-4 con tres anotadas y Jeanmar Gómez lanzó un inning y permitió una carrera. Por los Mellizos, el torpedero Eduardo Escobar se fue de 4-1.