• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Ocanto: Queda de mí ponerle corazón y subir

El atacante larense tiene todo arreglado para jugar a partir de enero con el brasileño Juventude

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Aquiles Ocanto contaba los días para tomar el avión que debe tomar los primeros días de enero. Desde hace varias temporadas, el atacante soñaba con que se le abriera una puerta para jugar en el exterior, por eso no lo pensó mucho cuando recibió la llamada del Juventude, un modesto equipo del complejo organigrama del fútbol brasileño.

“Es una experiencia muy importante, es un gran paso. Ahora queda de mí ponerle corazón y empezar a subir”, comentó el larense ayer. Su primera parada será el Juventude, que este año perdió la final de la Serie D por un gol al minuto 90, sin embargo, esto le sirvió para ascender a la tercera categoría.

En enero, cuando se incorpore Ocanto, el club jugará el torneo regional de Río Grande Do Sul, junto a Gremio e Inter de Porto Alegre. “Sé que está la oportunidad que un equipo más grande me vea”, comentó entusiasmado el atacante.

Historia

El club, que tiene más de 100 años de historia, tuvo épocas mejores, cuando Luis Felipe Scolari –actual seleccionador brasileño- fue el entrenador, o cuando su cantera produjo talentos como Thiago Silva, Naldo o Dante. Sin embargo, tras llegar a jugar la Copa Libertadores, el equipo perdió su puesto en la primera división en 2007. Luego entre 2009 y 2010 vivió dos descensos consecutivos que lo condenaron a la cuarta categorías del fútbol brasilero. Ahí estuvo tres años hasta que en este último semestre logró volver a subir un escalón.

“Sé que es una ciudad linda, con una colonia italiana importante”, apuntó Ocanto, sobre Caixas Do Sul, la que será su nueva casa. De esa influencia italiana surgió en algún momento el patrocinio de la empresa Parmalat, la cual estuvo detrás del equipo durante los noventa, en la que fue su mejor época.

Actualmente el conjunto intenta sostenerse sobre otros patrocinantes y una sólida afición que, pese a las derrotas, no ha abandonado completamente al club. “Estar allá este semestre, justo antes de que se juegue el Mundial, es una motivación extra, poder ver a esas selecciones tan cerca, es algo muy lindo”, comentó el venezolano, entusiasmado con casi todos los detalles de lo que va a ser su nuevo equipo.

En Brasil, tendrá que empeñarse para sobresalir en una posición, la de atacante, en la que el país tiene una larga historia de figuras. “Aquí en Venezuela también hay muchos jugadores así, a mi me gusta encarar, hacer bicicletas, ir hacia delante, sé que allá hay gente muy buena pero yo también soy bueno”, afirmó con un optimismo casi inquebrantable.