• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Esta noche se define si gana la veteranía o la sangre nueva

LeBron James

LeBron James

El choque decisivo de la temporada se disputará hoy en el American Airlines Arena de Miami

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El alero estrella de los Heat de Miami, LeBron James, reconoció que su equipo y el mismo nunca se dieron por vencidos cuando eran conscientes de que podían perder el sexto partido de las finales, pero también se comprometieron a darlo todo en la cancha hasta la última décima de segundo.

“El lema fue que si teníamos que perder, lo haríamos dando todo en el tabloncillo, y de mí parte dejar hasta la última gota de energía que me quedase en el cuerpo”, declaró James después de que los Heat se impusieron en la prórroga (103-100) a los Spurs de San Antonio y remontaron una desventaja de 13 puntos que tuvieron en el tercer periodo.

“Sabíamos que el partido iba a ser muy duro”. James, que volvió a ser más el Rey que nunca, al aportar un triple-doble de 32 puntos, 11 asistencias y 10 rebotes, el cuarto que consigue en unas Finales de la NBA, reconoció que sin la ayuda de compañeros como Ray Allen, que anotó el triple decisivo en el tiempo reglamentario para forzar la prórroga, y el base Mario Chalmers, 20 tantos, no hubiese sido posible el triunfo.

“Todo el conjunto jugó un gran partido, supimos reaccionar en los momentos decisivos y ahora tenemos la gran oportunidad de luchar de nuevo por el título en el séptimo partido”, destacó James, que se convirtió en el cuarto jugador de la NBA que consigue en las Finales al menos 30 puntos, 10 rebotes y 10 asistencias, pero el segundo que lo hace con victoria, el anterior fue James Worthy. Los otros tres jugadores que lograron ese aporte en un partido de la NBA fueron Jerry West (1969), Worthy (1988) y Charles Barkley (1993).

James, que surgió con su mejor juego en la segunda parte, especialmente en el cuarto periodo y en la prórroga, cuando se quitó la tradicional cinta que se pone en la cabeza, dijo que ese detalle no tuvo nada que ver con su rendimiento y mucho menos que fuese algo mítico relacionado con el destino. “No recuerdo mucho en qué momento pasó. Sólo estaba enfocado en lo que tenía que hacer en el campo y traté de ser más agresivo. La banda de la cabeza era en ese momento lo que menos me preocupaba y me sigue sin preocupar”, señaló James.

Todo en el séptimo.  “Ahora lo que nos preocupa es el séptimo partido”. Sin embargo, James, si reconoció que el encuentro había sido uno, si no, el más emocionante en el que haya participado en toda su carrera como profesional.

Ginóbili espera olvidarse de ese sexto juego para encarar esta noche el duelo decisivo. “Estábamos en un gran sitio”, dijo el argentino. “Simplemente les dimos otra oportunidad y eso duele. Es uno de esos momentos de los vas a estar pensando lo que se pudo haber hecho mejor en esas últimas posesiones, tantas veces, toda la noche, hasta el siguiente partido. Es terrible'”.

El jugador argentino concordó en que tendrán que superar la dura derrota si aspiran a ganar el campeonato, aunque no sabía cómo.

 “No tengo idea de cómo vamos a revigorizarnos. Estoy devastado”, dijo el escolta. “Pero tenemos que hacerlo. No hay un octavo partido. Vamos a tener que jugar nuestro mejor partido. No hay receta secreta para recuperarse”.