• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

El paso que falta para cambiar la imagen

Uruguay y Venezuela | AFP

Uruguay y Venezuela | AFP

Conseguir finalmente el boleto al Mundial sería el punto culminante para que la Vinotinto sea admirada por todos sus contrincantes

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En el deporte, las relaciones entre contrincantes pueden cambiar con frecuencia dependiendo de los resultados entre ellos y del estatus que alcance cada uno.

Grandes rivales y amigos en el tenis como Roger Federer y Rafael Nadal, por ejemplo, pueden admirarse mutuamente, a pesar de que uno se convierta en una tortura para el otro en un momento.

En el fútbol, la dinámica también depende de esos dos factores, y Uruguay y Venezuela han marcado una historia llena de esos momentos en los últimos años, incluyendo el partido de anoche en Cachamay.

El cambio de la Vinotinto comenzó con la victoria en Maracaibo en 2001 y a partir de ese momento Venezuela nunca fue vista de la misma manera por sus rivales.

Uruguay, en particular, sufrió con ese ascenso. Luego de tres derrotas celestes consecutivas entre choques eliminatorios y amistosos, incluido el famoso Centenariazo, la relación se tornó agresiva.

Estos equipos protagonizaron luego una golpiza en 2005 en Maracaibo, tras un empate, y ambos se han encargado de estropear los planes del otro con frecuencia, como cuando los charrúas eliminaron a Venezuela en su casa en la Copa América en 2007 en cuartos de final o cuando la Vinotinto contribuyó con el bache del rival en la presente eliminatoria al igualar en Montevideo.

Pero más allá de esa rivalidad y del respeto ganado por la Vinotinto con sus resultados, el ciclo del cambio desde aquellos días de la Cenicienta no estará completo hasta que se consiga el último paso, el que todo el país espera: la clasificación al Mundial.

Entonces Venezuela, ante los ojos de Uruguay y el mundo futbolístico, definitivamente será otra.