• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Etcheverry: "Nunca quise faltarle el respeto a Venezuela"

Marco Antonio Etcheverry | Reuters

Marco Antonio Etcheverry | Reuters

El asistente técnico de Xabier Azkargorta trató de aclarar sus declaraciones de principios de semana

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Marco Antonio Etcheverry se convirtió en un símbolo para el fútbol boliviano.  Es un jugador que a principio de la década de los noventa  logró acaparar el mismo magnetismo y admiración en el habitante del altiplano, que hoy tiene para los venezolanos Juan Arango.

"Arango es un jugador extraordinario. Ha hecho cosas maravillosas en Europa. No tengo nada en su contra", dijo sobre el maracayero el ex volante ofensivo.

Con esa declaración de intenciones, el actual asistente técnico de Xabier Azkargorta abrió su encuentro con los medios venezolanos en el lobby del Hotel Europa en La Paz, donde abrió el paraguas después del toma y dame de declaraciones polémicas que comenzó cuando dijo que la Vinotinto no era Argentina o Brasil, por lo que Bolivia tenía que vencer.

"Creo que se sacaron de contexto las cosas. Sólo dije que Brasil y Argentina, dos monstruos de América, son superiores a Venezuela. Pero también lo son a Bolivia. Nunca quise faltar el respeto", apuntó.

"Somos hermanos suramericanos, si Venezuela gana el viernes aquí, se le aplaudirá. Y si va al Mundial, la apoyaré. Si lloré por Brasil cuando cayó eliminada en 1982, puedo apoyar a la Vinotinto", dijo "El Diablo", sentado en una poltrona del hotel paceño, ataviado con unos lentes de sol y el chándal de su selección.


Defensa fuerte. En lo futbolístico, Etcheverry también mostró buenos conceptos sobre Venezuela, sobre todo, de sus zagueros.

"Son un equipo muy ordenado, al que cuesta atacarlo, que se defiende muy bien, sobre todo con los balones aéreos. Trataremos de buscar la forma de atacarlos con efectividad", declaró.

Sin embargo, a pesar del tono edulcorado de sus declaraciones, dejó claro que Bolivia sólo piensa en vencer. "Para que Venezuela nos gane, va a tener que sufrir. No nos gusta perder. Por más que estemos en una posición complicada en la eliminatoria, hay que ganar", apuntó, al tiempo que aseguró que a futuro, le gustaría dirigir a Bolivia. "Es un sueño. Para eso estoy trabajando", remató.


Admirador de Venezuela

Etcheverry además se declaró un confeso admirador de la mujer venezolana. "Cuando dije lo de las mises, no fue con mala intención. Ojalá Bolivia tuviera reinas de belleza como ustedes. También de sus novelas. Crecí viendo Cristal. Y soy muy admirador de Guillermo Dávila y su música", destacó.


Sin interés

El público boliviano no se ha entusiasmado con el partido contra Venezuela de mañana. Hasta ayer, se habían vendido cuatro mil entradas, ochocientas de ellas sólo ayer. La Federación Boliviana decidió que sólo venderán veinticinco mil  tickets, la mitad del aforo del Hernando Siles.