• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Batalla en las alturas

A punta de penales, la Vinotinto le ganó ayer a El Salvador / AFP

La vinotinto / AFP

Venezuela busca hoy consolidar la opción de clasificar a Brasil 2014 en su visita al Hernando Siles de La Paz

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El boliviano es una persona apacible, de andar pausado, sereno, muy tranquilo. Se le ve caminar por las intrincadas calles de La Paz con una cadencia suave, lejana al frenético ritmo que se vive en otras latitudes, más cercanas a las costas. Sin embargo, cambia cuando habla de fútbol. Se apasiona, se vuelve  intenso, vive a su selección con mucho fervor. Por esta razón hoy están ansiosos, pues la batalla pautada para las 3:30 de la tarde (hora venezolana) representa el último tren que podría llevar a su país al Mundial 2014; uno al que pocos tienen esperanzas de subirse, pero por el que van a pelear. 

Es por esto que, a pesar de ese talante en apariencia pasivo del boliviano, no es de  extrañar que hayan calentado tanto el partido de hoy contra Venezuela. El dolor de la espina clavada de la victoria de la Vinotinto hace cuatro años atrás, sumado a la necesidad propia de los del altiplano, que necesitan alentar a un público desmotivado por la gris campaña de su selección, hacen que el ambiente de La Paz, tan tranquilo como su nombre, se perturbe con el estruendo del redoble de tambores de guerra. 

Para los dirigidos por César Farías, el partido también representa una oportunidad  dorada. Después de 20 días de preparación entre el páramo de La Culata, Mérida y el altiplano, sumados al desembolso realizado en cámaras hiperbáricas y de hipoxia; llega al momento de la definición.

Si Venezuela vence a Bolivia, sacará cinco unidades a Uruguay, y dará un paso determinante en sus aspiraciones de clasificar a Brasil, y de paso, recibirá un balón de oxigeno, irónicamente en lo más alto del continente donde es escaso, para recibir a Uruguay envalentonado en el partido clave de esta doble fecha eliminatoria. 

Sin embargo, y aunque el ambiente ha sido positivo en la concentración del combinado nacional, preocupa el estado físico de Oswaldo Vizcarrondo, quien se resintió de una lesión muscular en la pierna derecha, por lo que será duda hasta el último momento. 

Entonces, Farías tendría que trabajar sobre la base del equipo que jugó y ganó en Mérida a El Salvador, 2-1; con Grendy Perozo y Gabriel Cichero como centrales, y Luis Manuel Seijas en la banda izquierda, junto a Alexander González o Roberto Rosales en la derecha, quienes tendrán la misión de contener a los peligrosos arietes bolivianos, Marcelo Moreno y Carlos Saucedo.  

Bolivia no ha perdido en su casa desde que Xabier Azkargorta tomó las riendas ya entrada la eliminatoria, aunque llega al duelo de hoy en un momento futbolístico lleno de dudas, con una disputa legal en su federación y un ambiente apático. Todo un panorama que luce favorable para la Vinotinto, quien pudiera dar un golpe a la mesa si gana la batalla en la altura.


Larga distancia

Durante los trabajos en La Paz, César Farías le ha pedido a sus jugadores que no desperdicien la ocasión de rematar desde fuera del área, para aprovechar que la pelota en la altura toma más velocidad y tiene un efecto distinto al del llano. Así, se vio muy activos en  los trabajos a Juan Arango, César González y Tomás Rincón, ensayando en cada ocasión que podían, remates de media y larga distancia.

El Dato

Hasta ayer apenas se habían vendido 1.800 localidades, de 23.000 disponibles, para  el duelo entre bolivianos y venezolanos. Se estima que hoy se venda buena parte de las entradas, y se espera que haya entre 500 y 800 seguidores de la Vinotinto en el Hernando Siles.