• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Brasil probará de nuevo el ambiente de la última copa

Neymar no quiere que su selección se relaje antes del Mundial | FOTO AP

Neymar no quiere que su selección se relaje antes del Mundial | FOTO AP

Liderados por Neymar, los locales sentirán el apoyo que tuvieron cuando ganaron la Confederaciones

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La selección brasileña jugará hoy en Brasilia un amistoso contra el combinado de Australia que servirá al técnico Luiz Felipe Scolari para probar a varios jugadores, debido a las bajas que tiene en el once titular.

El equipo brasileño tiene pocas vacantes, después del triunfo en la Copa Confederaciones, por lo que los jugadores que gocen hoy de una oportunidad se tomarán el partido como una final, con el objetivo de ganar la confianza de Scolari y un codiciado cupo en la convocatoria del Mundial 2014.

Neymar, delantero del Barcelona, le pidió a todos los compañeros que mantengan “el nivel alto” de concentración y de juego en cada amistoso, ya que Brasil no disputa partidos oficiales por ser el anfitrión del Mundial.

Las lesiones de los delanteros Fred y Hulk y del lateral derecho Daniel Alves han abierto tres lugares en el once, a los que podría sumarse la baja del media punta Oscar, que será duda hasta última hora después de haberse torcido el tobillo derecho en un entrenamiento.

El veterano Maicon tiene un lugar seguro en la banda derecha y en el mediocampo, Scolari podría dar una nueva oportunidad a Ramires, que no fue convocado para la Confederaciones.

Alexandre Pato, delantero del Corinthians, probablemente gozará de minutos en su regreso a la selección después de ocho meses de ausencia.

Australia, que ya ha garantizado su participación en el Mundial, se presenta como un rival asequible para la pentacampeona del mundo, que en su primer partido después de la Confederaciones perdió contra Suiza por 1-0. En las seis ocasiones que se han enfrentado, los “Socceroos” han conseguido un empate y una victoria, en el partido por el tercer puesto de la Copa Confederaciones de 2001.

El partido se disputará en el Día de la Independencia de Brasil, un festivo para el que se han convocado multitudinarias manifestaciones en todo el país, para dar seguimiento al movimiento social que tomó fuerza el pasado junio, precisamente en los días de la Copa Confederaciones.