• Caracas (Venezuela)

Daniel Prat Jerez

Al instante

¿Por qué siempre gana Esquivel?

El presidente de la Federación Venezolana de Fútbol, Rafael Esquivel / Omar Veliz

El presidente de la Federación Venezolana de Fútbol, Rafael Esquivel / Omar Veliz

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Rafael Esquivel llegó a la FVF mucho antes de 1987, el año en que tomó la presidencia. En ese momento, la Vinotinto apenas contaba con un par de victorias en un historial lleno de tardes agrias. René Henner y sus antecesores dirigieron el fútbol desde una casa alquilada en El Paraíso, al oeste de Caracas, en la que trabajaban media docena de empleados. El cargo no era muy apetecible, aún así, el joven formado como banquero, se interesó e inició una carrera que suma ya 26 años y que está muy cerca de sumar cuatro más.

Hoy Esquivel dirige el fútbol venezolano desde el Penthouse de un edificio en Sabana Grande en el que trabajan casi un centenar de empleados. Desde hace años, es la única de las federaciones deportivas del país que se sostiene de manera independiente, sin necesitar el aporte del IND, lo que la convierte en la más poderosa dentro de universo de federaciones, aún frente a la de béisbol o baloncesto, cuyas selecciones cuentan con mejores hojas curriculares. Durante las casi tres décadas de mandato de Esquivel, la Vinotinto y el torneo venezolano han dado varios pasos adelante, en los que es innegable el crédito de la FVF. Esos son los principales argumentos que esgrimen los defensores del directivo, que no son pocos.

Los que se le oponen -entre los que abundan fanáticos de equipos, un nicho en el que Esquivel jamás ha logrado ser popular- reclaman su intención de perdurar en el cargo. De entre los 26 jugadores que están en la última convocatoria de la Vinotinto, 13 nacieron después de que Esquivel asumiera la presidencia. A eso le suman los problemas económicos de los equipos o el retraso del Centro de Alto Rendimiento, el lunar más grande de la actual gestión.

No obstante, la razón por la que el jerarca de la FVF aplasta todas las elecciones va más allá de ese debate. Uno que muchas veces ni siquiera se plantea en las asociaciones estadales, de donde sale el 70% de los votos para las elecciones de la federación. Durante los últimos dos meses, esas asociaciones se sometieron a votaciones regionales, como lo hacen cada cuatro años: De las 24 asociaciones, solo tres cambiaron a su presidente. Ese mismo panorama tiene años repitiéndose, lo que ha permitido que algunos dirigentes estadales también acumulen varias décadas al mando. La mayoría de ellos votaron por Esquivel hace 10 o 20 años y no encuentran motivos para cambiar de decisión ahora.

Esquivel, un maestro de las relaciones públicas, suele darle importancia a estos dirigentes incorporándolos a su tren dirigencial o invitándolos a acompañar a la selección a alguno de los viajes que realiza durante todo el año. “Si algún día tenemos que buscar otro presidente, saldrá de nosotros mismos, de las asociaciones”, aseguró José Luis Rincones, responsable del fútbol en Miranda. La frase no solo denota el largo crédito que aún tiene el actual presidente, también muestra que las asociaciones están conscientes del poder que tienen en el futuro del ente.

Es en cada elección estadal que Esquivel comienza a labrar su victoria. Cada dirigente que renueva su mandato es un voto que el presidente de la FVF va contando como seguro. Pese a su importancia estratégica, esas elecciones suelen suceder antes que los posibles candidatos opositores asomen su intención. Cuando lo hacen, la batalla ya está perdida.

Para este año, la nueva Ley del Deporte obligó a la FVF a ampliar el universo de electores. No obstante, el cambió no parece haber puesto en riesgo la reelección de Esquivel, quien se apoyará en la fórmula de toda la vida: Con la mayoría de los presidentes de asociaciones y de sus atletas convencidos de la reelección, las voces disidentes, entre los que se cuentan apenas un puñado de clubes, quedará totalmente minimizada.

Esquivel, a quien lo avalan los resultados de la Vinotinto y los avances de la FVF desde 1987, quizás vería peligrar su mandato si la elección se hiciera en la grada de algún partido de la Vinotinto. Sin embargo, bajo el sistema actual, el presidente de la FVF no parece temer, su reelección está asegurada.