• Caracas (Venezuela)

Daniel Lansberg Rodríguez

Al instante

Más se perdió en la guerra económica

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La “guerra económica” es actualmente una de las frases más ubicuas de la retórica gubernamental. Es algo impreciso pero omnipresente, utilizado a la ligera como chivo expiatorio, y la supuesta raíz de cada problema y fracaso nacional.

Según el gobierno de Maduro, se pretende que esta es una guerra defensiva, algo impuesto a la revolución por sus enemigos escuálidos, con el fin de promover una mentalidad de asedio entre una población sufriente.

Es aquí donde se nota lo poco que el heredero aprendió de su supuesto mentor y “padre” Hugo Chávez. Según el Comandante, la guerra económica no era defensiva sino ofensiva, un ambicioso asalto revolucionario, en vez de un delirio paranoico.

“Yo llamo a la verdadera clase obrera a la guerra económica. Guerra es guerra, después no se quejen. Yo me imagino a los trabajadores de las empresas privadas son como esclavos, mientras que en las empresas socialistas están liberados”. Hugo Chávez Frías, 3 de junio, 2010.

Así fue que el primer balazo de la supuesta “guerra económica” lo disparó Hugo Chávez hace exactamente cinco años, no fue ni la oposición ni el imperio.

Si esta fuera una guerra verdadera, en vez de una ficción infantil, ya hubiese durado más que la Guerra Federal (1859-1863), volviéndose así la guerra más prolongada de nuestra historia como nación independiente.

De hecho, la revolución “bolivariana” contra el capitalismo (1999-2015) ya ha durado unos cuantos años más que la revolución de Bolívar en contra de España (1811-1823).

Me pregunto: hasta ahora, ¿cuáles han sido sus logros?

Existe una célebre frase de George Santayana donde se expresa que el pueblo que olvida su pasado está condenado a repetirlo. Al no recordar nuestra historia, permaneceremos ciegos al triste hecho de que hemos llegado a su nadir.