• Caracas (Venezuela)

Daniel Lansberg Rodríguez

Al instante

Daniel Lansberg Rodríguez

Cuando lo peor es no hacer nada

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Es una historia increíble pero veraz. En septiembre de 1912, Teodoro Roosevelt (vigésimo sexto presidente de Estados Unidos), estaba dando un discurso de campaña, cuando un asesino anarquista le disparó con un revolver entre las costillas a bocajarro. Aun con la bala en el pecho, y con sangre empapando su chaleco, Roosevelt siguió hablando hasta finalizar su discurso – unos 90 minutos más tarde – luego le dio las gracias a su público y colapsó.

La imagen de alguien hablando y haciendo campaña, mientras que se desangra visiblemente, es una buena metáfora para la Venezuela en la que vivimos hoy. Reformar nuestro régimen cambiario, suavizar los subsidios gasolineros, e implementar aun otra devaluación monetaria, son políticas altamente difíciles e impopulares, pero necesarias. Hasta vendiendo Citgo, pagando algunas deudas inmediatas a través de hipotecar nuestros ingresos a futuro, apenas sería ponerle una curita a un cáncer.

No existen más opciones sino las que nuestros líderes más temen implementar, pero cada día que se demoran –esperando tal vez algún milagro– nos causan más daño, gastando más dinero que no tenemos, y aumentando la percepción de que seremos incapaces de cumplir nuestros deberes y pagar nuestras deudas a nuestros acreedores internacionales. Pero, sea por pavor al pueblo, pavor a los “empresarios” de la fuerzas armadas, o un sincero desacuerdo entre las corrientes políticas dentro del PSUV, es incontrovertible el hecho que nuestros líderes se encuentran estancados.

Inexplicablemente, Roosevelt sobrevivió a la aventura. Al salir del hospital, y enfrentarse con críticos quienes lo acusaban de haber sido un irresponsable, poniendo en peligro su vida (siendo figura pública) solo por terquedad, se le atribuye haber respondido con la siguiente observación: “En cualquier momento, lo mejor es hacer lo correcto, pero le sigue el hacer lo incorrecto. Lo peor es no hacer nada”. Es decir, puede que esto haya sido una burrada, pero al menos fue una burrada decisiva.

Ahora en Venezuela llevamos ya 15 años de burradas en serie. Bajo Chávez, el gobierno disparaba nuevas políticas como si fueran balas de una ametralladora, y en su mayoría estas solían ser miopes, pantalleras y profundamente insostenibles. Pero el madurilato nos ha introducido a un fenómeno aun más nefasto y peligroso, la parálisis gubernamental.

En este momento histórico de escasez, hiperinflación y crisis económica, lo peor de todo es no hacer nada.

Daniellansbergr@gmail.com
@Dlansberg