• Caracas (Venezuela)

Daniel Lansberg Rodríguez

Al instante

Daniel Lansberg Rodríguez

Como no ofender a los chinos: una guía presidencial

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El miércoles de esta semana, Cristina Kirchner envío un jocoso tweet a sus 3,5 millones de seguidores desde Pekín, donde la presidenta estaba a punto de llevar a cabo una charla.

@CFKArgentina: Más de 1.000 asistentes al evento... ¿Serán todos de “La Cámpola” y vinieron sólo por el aloz y el petlóleo? ...”.

Es una broma bastante sutil, entonces mejor se la clarifico al lector. Existe un estereotipo de que los chinos cuando hablan español, a veces sustituyen el sonido de la "R" con el de la "L" ¿Entienden? Batacazo.

El único inconveniente es que Argentina es un país que depende fuertemente de la inversión china para estabilizar su economía, después de haber espantado a la mayoría de los inversionistas internacionales, a través de dos “defaults” en tan solo 13 años. La semana pasada, a pesar de la caída del precio del petróleo, la petrolera estatal de Argentina firmó un memorando de entendimiento con la compañía china Sinopec para desarrollar un proyecto de shale en Vaca Muerta, una inversión de gran importancia para Argentina –y memorandos no tienen la fuerza de ley, ni crean las mismas obligaciones que un contrato final.

Entonces mejor no insultar a los chinos, esta realización no requiere un gran intelecto, un instinto diplomático, ni el sagaz conocimiento de normas culturales ajenas. Con apenas un hilo de sentido común, o de vergüenza, debe quedarle claro a cualquiera que mofarse de la manera más pública de millardo y medio de chinos puede no ser la estrategia óptima para generar y mantener inversión.

Pero bien sabemos que intelecto, diplomacia, cultura, sentido común y vergüenza son bastante escasos en ciertos sesos presidenciales. Debido a esto, he decidido recopilar la siguiente lista de lo que uno jamás debe hacer cuando nos reunimos con altos funcionarios del gobierno chino, en particular si –como se acostumbra– piensas pedirles dinero después.

Regla # 1 - La regla de Kirchner:

Jamás te burles de la manera como hablan, especialmente en los medios sociales. Mejor aun, si tu nombre es Kirchner, manténgase completamente alejado de los medios sociales. No basta que hayas empeorado exponencialmente el lío de Nisman por andar poniendo mensajitos insensatos por los medios, sino que además tenías que ofender al único país que aún invierte en países malaconductas y malapagas. Apaga el teléfono, y cómprate un diario.

Regla # 2 - La regla de Putin:

Jamás le pongas tu abrigo a la primera dama china en frente de su marido. Es cierto que ella sonríe bastante y, sin lugar a dudas, es una chaqueta muy elegante, pero ella no quiere que la andes vistiendo, y menos en frente de su marido.

Regla # 3 - La regla de Obama:

No mastiques chicle cuando te reúnas con tu homólogo presidencial. No es excusa que sea chicle de nicotina. Mejor ser elegante. Usa el parche.

Regla # 4 - La regla de Kevin Rudd:

Hagas lo que hagas, no intentes hablar chino. Es un idioma difícil, y pequeñas diferencias en tono pueden cambiar el sentido de tus palabras completamente. Así le pasó al primer ministro australiano en 2013, quien habiendo estudiado chino en la universidad intentó dar un discurso en mandarín frente de un salón lleno de funcionarios. Terminó diciendo que “Australia y China disfrutaban de orgasmos simultáneos en su relación”. Ups.

Regla # 5 - La regla de Maduro:

No salgas por televisión después de cada reunión con los chinos para anunciar que te prometieron cosas que no te prometieron. Créeme, ellos se enteran, ya que con millardo y medio de chinos al menos uno va a estar viendo Televen, Telesur, Globovisión, TVES, Venevisión o algún otro canal estatal. Cuando estos vean la facilidad con lo cual le has mentido a tu propio pueblo, la voz se correrá, y no confiarán más en tu palabra. 

Esta lista no es exhaustiva, pero es un comienzo. Bienvenidas otras sugerencias en la sección de los comentarios. Espero que, a través de un cuidadoso estudio y contemplación, esta lista podrá ayudar a nuestro querido presidente Maduro a tener un poco más de éxito la próxima vez que llegue un buen momento para mendigar en el Oriente.