• Caracas (Venezuela)

Daniel Gros

Al instante

Daniel Gros

El mito de la austeridad griega

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Desde la victoria de Syriza, el partido antiausteridad, en las recientes elecciones generales de Grecia, el “problema griego” nuevamente preocupa a los mercados y a las autoridades formuladoras de políticas a lo largo de toda Europa. Algunos temen un regreso a la incertidumbre del año 2012, época en la que muchos pensaban que la moratoria y la salida de la eurozona de Grecia eran inminentes. En aquel entonces, al igual que ahora, muchos se preocupaban sobre si una crisis de la deuda griega podría desestabilizar –y quizás incluso derrumbar– la unión monetaria europea. Sin embargo, esta vez  la situación es realmente distinta.

Una diferencia fundamental radica en los fundamentos económicos. En el transcurso de los últimos dos años, otros países periféricos de la eurozona han demostrado su capacidad de ajuste, mediante la reducción de sus déficits fiscales, la expansión de sus exportaciones, y su desplazamiento hacia superávits de cuenta corriente, consecuentemente contradiciendo la existencia de una necesidad de financiación. De hecho, Grecia es el único país que ha avanzado arrastrando constantemente sus pies en cuanto a las reformas, y que mantuvo un desempeño exportador muy deficiente.

Proporcionar un escudo adicional a los países periféricos es el plan del Banco Central Europeo para iniciar la compra de bonos soberanos. Si bien el gobierno alemán no admite oficialmente la flexibilización cuantitativa, debería estar agradecido con el BCE por calmar los mercados financieros. Ahora Alemania puede tomar una postura firme sobre las demandas del nuevo gobierno griego en cuanto a pedir una condonación a gran escala de la deuda y poner fin a la austeridad, sin tener temor a que en los mercados financieros ocurra el tipo de turbulencia que ocurrió en el año 2012, turbulencia que dejó la eurozona con poquísimas opciones que no fueran rescatar financieramente a Grecia.

En los hechos, ambas demandas del gobierno griego se basan en un malentendido. Para empezar, Syriza y otros argumentan que la deuda pública de Grecia, que alcanza el cuantioso nivel de 170% del PIB, es insostenible y debe ser recortada. Debido a que la deuda oficial del país constituye el grueso de su deuda pública en general, el gobierno quiere que se reduzca.

La realidad es que los acreedores oficiales de Grecia le han concedido períodos de gracia que son suficientemente largos y tasas de interés que son suficientemente bajas como para hacer que la carga sea soportable. Grecia realmente gasta menos en servicio de la deuda de lo que gastan Italia o Irlanda, países que tienen ratios (brutos) deuda-PIB mucho más bajos. Debido a que los pagos de la deuda externa oficial de Grecia ascienden a sólo 1,5% del PIB, el servicio de la deuda no es el problema que el país enfrenta.

El costo relativamente bajo del servicio de la deuda también elimina la justificación de las demandas de Syriza sobre poner fin a la austeridad. El último programa de rescate de la “troika” (el Fondo Monetario Internacional, el Banco Central Europeo y la Comisión Europea), iniciado en el año 2010, prevé para este año un superávit presupuestario primario (que excluye el pago de intereses) de 4% del PIB. Eso sería un poco más de lo necesario para cubrir los pagos de intereses, y por lo tanto, permitiría que Grecia finalmente empiece a reducir su deuda.

El alegato del nuevo gobierno griego sobre que este es un objetivo no razonable no puede resistir un escrutinio. Después de todo, cuando se enfrentaron a una deuda excesivamente elevada, otros Estados miembros de la Unión Europea –incluyendo Bélgica (desde 1995), Irlanda (desde 1991) y Noruega (desde 1999)– mantuvieron excedentes similares durante al menos diez años cada uno, por lo general de manera posterior a una crisis financiera.

Desde luego, se puede alegar razonablemente que la austeridad en la eurozona ha sido excesiva, y que el déficit fiscal debería haber sido mucho más grande para sostener la demanda. Pero solo los gobiernos con acceso a la financiación de mercado pueden utilizar la política fiscal expansiva para estimular la demanda. En el caso de Grecia, un mayor gasto tendría que ser financiado por préstamos de una o más instituciones oficiales.

Por la misma razón, es falso afirmar que la troika obligó a Grecia a someterse a una austeridad excesiva. Si Grecia hubiera recibido apoyo financiero en 2010, hubiese tenido que reducir su déficit fiscal desde más de 10% del PIB a cero de manera inmediata. Al financiar déficits continuos hasta el año 2013, la troika, en realidad, hizo posible que Grecia retrasara la austeridad.

Por supuesto, Grecia no es el primer país en solicitar financiamiento de emergencia para retrasar los recortes presupuestarios, y que posteriormente, una vez que lo peor ya pase, se queje arguyendo que los recortes son excesivos. Esto suele ocurrir cuando el gobierno tiene un superávit primario. En los casos que el gobierno puede financiar su gasto corriente a través de los impuestos –e incluso es posible que sea capaz de aumentar el gasto, si no tiene que pagar intereses– se intensifica la tentación de negarse a pagar la deuda.

Cuando se inició el programa de la troika, se anticipó ampliamente que Grecia estaría tentada a seguir esta ruta. El año pasado, el nuevo ministro de Finanzas griego, Yanis Varoufakis, confirmó la predicción, al argumentar que un superávit primario daría a Grecia la ventaja en las negociaciones sobre la reestructuración de la deuda, ya que simplemente podría suspender los pagos a la troika, sin incurrir en problemas de financiación.

Este abordaje sería un error. El problema práctico para Grecia ahora no es la sostenibilidad de la deuda que vence en 20 a 30 años y tiene tasas de interés muy bajas; el verdadero problema son los pocos pagos al FMI y el BCE que vencen este año –pagos que el nuevo gobierno se ha comprometido a realizar.

Sin embargo, para honrar su compromiso (y contratar a más empleados), Grecia necesitará más apoyo financiero proveniente de sus socios de la eurozona. Por otra parte, el sistema financiero del país necesitará del apoyo continuo del BCE.

En otras palabras, el nuevo gobierno de Grecia debe ahora tratar de convencer a sus socios europeos de que se merece más apoyo financiero, mientras presiona para que se le otorgue una reducción de su deuda existente y muestra resistencia a las políticas de austeridad que fueron condiciones para recibir préstamos anteriores. Para Syriza y sus votantes, la luna de miel política podría ser corta.

 

Copyright: Project Syndicate, 2015.
www.project-syndicate.org