• Caracas (Venezuela)

Crisis en la frontera

Al instante

52% del sector industrial entre San Antonio y Ureña ha quedado casi paralizado

La bonanza y los visitantes son una fantasía para los comerciantes de San Antonio y Ureña/ Foto: La Nación

La bonanza y los visitantes son una fantasía para los comerciantes de San Antonio y Ureña/ Foto: La Nación

Los 11 meses del cierre fronterizo han afectado en mayor medida al municipio Pedro María Ureña en Táchira

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Alejandro García, alcalde de Ureña, aseguró que la escasez de medicinas, alimentos y materia prima no sólo motivaron la movilización del grupo de mujeres que atravesaron la frontera, también han causado el cierre de más de 3 mil empresas que hacían vida en el municipio.  

Anteriormente, los empresarios cruzaban a Cúcuta para conseguir materia prima, pero ahora las posibilidades de subsistir se esfumaron. Aunque hay trochas y “caminos verdes” para llegar a la ciudad vecina, el traslado por esa vía aumenta los costos de los productos finales.

Rosmira Rodríguez, una madre de 40 años, cruzó la frontera el pasado martes 5 de julio porque ya no conseguía nada que comer en Ureña. Expresó que  ha visto que no sólo hay menos comida en el municipio donde reside, sino también menos negocios.

“En la Zona Industrial ya no queda nada, la mayoría de las fábricas cerraron (...)de alrededor de 50 panaderías que hay aquí en Ureña, unas 20 siguen abiertas; otras trabajan intermitentemente”, relató.

Este miércoles Ramón Cabeza, comisionado de Seguridad Ciudadana de la Gobernación tachirense, informó que durante la movilización y por forcejeos con funcionarios de los cuerpos militares, cinco personas fueron detenidas el martes y puestas en libertad  el día de ayer.

El ex presidente de la Cámara de Comercio de San Antonio, José Rozo, indicó que  se ha incurrido en “genocidio laboral"  durante los 11 meses que lleva cerrada la frontera, en el sector de transporte 3.500 conductores quedaron sin empleo. 

Rozo señaló que 52% del sector industrial tachirense funciona entre San Antonio y Ureña, por lo que el sector ha quedado casi paralizado por la dificultad de conseguir la materia prima. En el sector textil, uno de los que predominaba la economía fronteriza, indicó que: “Una sola empresa en San Antonio producía 90 mil prendas. Hoy, solo 4 mil. Antes podía generar 110 puestos de trabajo, pero ahora se redujeron a seis solamente”.

En el sector alimentario la producción también ha decaído, el ex presidente de la Cámara de Comercio señaló que los agricultores solían importar abonos, insecticidas e incluso semillas de Colombia; pero ahora no pueden. “Antes, la gente pasaba los puentes para abastecerse. Ya no”, dijo, “la situación de escasez y corrupción se siente con mayor intensidad en la frontera“.

Con información de Efecto Cocuyo