• Caracas (Venezuela)

Crisis en la frontera

Al instante

Ex alcalde de Ureña: El cierre de frontera se debe a las malas políticas del gobierno

El político que ahora se dedica al comercio aseguró que la corrupción que se está viendo en el municipio fronterizo por parte de las autoridades es "demasiado alta"

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

José Ramírez, ex alcalde del municipio Pedro María Ureña, reprueba el cierre de la frontera colombo-venezolana decretado hace más de seis meses sobre el estado Táchira porque, según él, la corrupción se ha intensificado y los verdaderos problemas de la región no se han resuelto.

La actividad paramilitar, el contrabando y el tráfico de drogas, que el presidente Nicolás Maduro aseguró atacar con la medida anunciada en agosto de 2015 no han desaparecido, según el político que mandó en su municipio en los periodos 1990-1994 y 1996-2000. “Hagan un trabajo de inteligencia para que vean lo que está pasando aquí”, apuntó.

“La corrupción que hoy estamos viendo es demasiado alta porque los primeros corruptos son los funcionarios públicos y allí entran los militares también”, aseguró Rojas, quien actualmente es comerciante y propietario de una ferretería en el municipio fronterizo.

Para él, “el cierre se debe a las malas políticas que implementó el gobierno nacional porque resulta que quienes han llevado este país a la ruina han sido los mismos funcionarios. Los mismos productos venezolanos y las misma gasolina que se venden en Cúcuta son pasados por los mismos funcionarios públicos”.

Rojas dice que los tachirenses se sienten burlados por el gobierno “porque con sus secuaces de la misma política tapan todo”. Cree que los abusos por parte de las autoridades han aumentado: “Incluso suspendieron garantías aquí en la frontera, destruyeron casas de familia en San Antonio del Táchira y en el mismo Ureña hicieron saqueos”.

“¿Cuál hermandad y cuál integración? No les da pena decir que son hijos de Bolívar cuando nos estamos destruyendo nosotros mismos”, criticó el alcalde sobre la relación entre Colombia y Venezuela que el gobierno promueve con el cierre fronterizo.

Rojas también reconoce algo bueno: “El cierre de frontera es favorable pero para las autoridades”. El control que han asumido los militares ha desencadenado en injusticias: “Aquí han llevado a gente presa por llevar cinco kilos de azúcar y los han tenido hasta cinco meses presos, pero a los que pasan las gandolas, a esos no los tocan”.

El ex alcalde considera que es necesario abrir la frontera, pero “con reglas claras que no permitan que nos desangremos”. Una de ellas, es un precio más alto de la gasolina, porque "sigue siendo demasiado barata y se equivocaron los economistas, los bomberos y los políticos que se hacen llamar revolucionarios” por no aumentarla hace mucho.